Cinco esenciales de…Álvaro Henríquez

En el día de su cumpleaños 49, revisamos varias facetas del músico penquista, que deben tanto a la música popular chilena como al rock sesentero. 

Por Felipe Retamal Navarro

alvaro-henriquez-moizefala-900x600

Amparax

El track 6 del único disco publicado por Henríquez con el proyecto Pettinellis (2002) toca el tema del desencanto, muy en la línea de la lírica del disco. A medida que avanza, la canción va creciendo en su pulsión dramática con los aportes del órgano de Camilo Salinas, una marca del sonido de la banda. Es un tema crudo que debe tanto a los Beatles como a una balada de los setenta, y bien podría ambientar una noche de tragos y conversaciones culposas.

Moizefala

Con esta balada Henríquez demostró su talento para desarrollar lenguajes musicales fuera del rock.  Es el track 8 del exitoso disco La Espada & la Pared (1995), pero no fue single y por ello pasó casi inadvertida, salvo para los seguidores más acérrimos de los penquistas. La canción fue compuesta originalmente para la banda sonora de Moziéfala, la desdichada corto dirigido por Germán Bobe, estrenado en septiembre de 1996 en el Cine Arte Alameda. Se puede oír una versión acústica (en que Javiera Parra hace coros) en el casette que contiene el soundtrack del proyecto, llamado Bobe al camp troupe – ¡Oh Yeah!.

A palos con l’aguila

Es parte del EP Por acanga (2015), el último trabajo publicado hasta el momento por Los Tres. Es un tema muy directo, con un coro que no da lugar a segundas interpretaciones , a contrapelo de las imágenes y frases poéticas propias de la lírica de Henríquez: “¿Qué es lo que quieres?, ¿qué chucha es lo que quieres?” esa frase recuerda la ironía propia de discos como Se remata el siglo (1993).  Aunque los chilenismos son elocuentes, una de las marcas de la obra de Henríquez es hacer referencia a la cultura popular chilena. En este tema lo hace mucho más evidente.

Recién cansado

Esta canción del disco homónimo del penquista (2004) trata sobre la rutina, la abulia y el final del amor, temas que de alguna forma el músico ha tratado en composiciones como Me arrendé o Jarabe para la tos. Esta canción resume el “sonido Henríquez”, un diseño sonoro sobrio y muy orgánico en los arreglos de piano y guitarras, además de percusiones deudoras del Pet Sounds. Es música popular, con frases e imágenes poéticas y un coro efectivo.

El desquite

Cueca con instrumentos de rock. Henríquez hace gala de su habilidad como compositor con este tema sencillo, pero elocuente, que fue el tema principal de la película del mismo nombre dirigida por Andrés Wood, basada en la obra de Roberto Parra, uno de los mentores del penquista. El tema se puede oír en el disco de Pettinellis.

Bonus Track

Raffaella

Esta instrumental es parte del disco homónimo de Henríquez. Su sonido, con instrumentos acústicos, lo sitúan a medio camino entre el folklore y la canción italiana.  Este tema revela el dominio de la melodía que tiene el músico y su capacidad para articular piezas y atmósferas sin recurrir a grandes arreglos ni excesivas capas de sonido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s