Cantalao: la tragedia de la creación

El documental de Diego del Pozo cuenta la historia de un proyecto inconcluso de Pablo Neruda, pero también reflexiona sobre la situación de la cultura en la sociedad neoliberal.

Por Felipe Retamal Navarro
rafa plaza cantalao
Rafael Plaza carpintero y amigo de Pablo Neruda

El primer documental del realizador Diego del Pozo relata la historia de un sueño trunco. Se trata de la Fundación Cantalao (que da el nombre de la cinta) un proyecto que Pablo Neruda concibió en el estertor de su vida, con el que pretendía levantar una residencia para artistas becados por un año para crear sin más límites que el de su imaginación. Sin embargo, la muerte del vate, el golpe militar y la instauración de un nuevo modelo económico y social, enterraron la iniciativa.

Un logro del documental es que dimensiona la tragedia del proyecto. En los testimonios de quienes participaron en él se percibe desencanto, amargura y nostalgia por un Chile que ya no existe. Al respecto resulta conmovedor el relato de Rafael Plaza, el carpintero que trabajó para Neruda en Isla Negra, pues en sus palabras se recrea la épica de un período en que todo parecía posible. Por ello, Del Pozo tiene el acierto de ubicar a Plaza al principio y al final de la historia, generando un relato circular en que Cantalao llega como sueño que luego se difumina en la sombra de los años. Tal como las olas del mar, que tanto inspiraron al vate, y que el documental usa como una bella metáfora de la historia.

Acaso el mayor acierto de la cinta es mostrar a Neruda como gestor, una faceta que el sistema educacional no visibiliza. Se detalla el trabajo del vate con el gobierno de Salvador Allende y otras instituciones en pos de levantar Cantalao, labor que después se olvidó. En ese punto de la cinta la Premio Nacional de Periodismo Faride Zerán sostiene que la Fundación Neruda redujo la imagen del poeta a la de “un caballero que coleccionaba cachureos”. Es decir, se abre una arista diferente del conflicto: la batalla por la memoria. Allí se pudo ahondar todavía más.

Otro momento interesante es cuando se indaga en el rol de la Fundación Neruda – y su ex presidente Juan Agustín Figueroa- en la preservación de la memoria del premio Nobel tras su muerte. En este punto hay otro acierto pues se contextualiza el trabajo de esa organización en el nuevo orden social y económico fundado por la dictadura de Pinochet y luego administrado la Concertación. Es el período en que la cultura pasó a ser un bien de consumo, una mercancía barata, superflua y pintoresca. Así se comprende por qué nunca se avanzó en el proyecto Cantalao y por qué se habla del “secuestro de un legado”.

En los testimonios se extraña alguna voz de los ministerios de educación o cultura para conocer si la idea de Cantalao tendría asidero hoy. El documental de todas formas ofrece una respuesta: en la sociedad de consumo, el proyecto no pasaría de ser una anécdota incompatible con la exigencia de rentabilidad que impone el neoliberalismo a los proyectos culturales. De ese modo, la cinta contiene una crítica a la forma en que la institucionalidad ha manejado la cultura y en particular, el legado del Premio Nobel de Literatura 71’.

Un aparte para la interesante banda sonora (escúchala acá) creada por Felipe Cadenasso y Antonio del Favero – ambos de la banda Matorral-, ganadora del Pulsar 18’ a Mejor música para audiovisuales. El trabajo de ritmos y percusiones escapa de los sonidos convencionales y apoya el tono dramático que anuncia el filme. En otros pasajes, la guitarra con delay, la trompeta y los teclados, generan texturas que sugieren el movimiento del mar. No es casual: la música crea momentos de pausa que son necesarios para que el espectador pueda reflexionar sobre la historia que se relata. Un acierto de la producción.

Cantalao es un documental sobre la situación de la creación. Indaga en el origen de la profunda indiferencia del actual sistema político y social para con la actividad artística, y rescata una faceta de Neruda que a muchos puede resultar desconocida. Permite ver y oír los testimonios de una época diferente, en que era posible pensar en un lugar que hoy no tendría espacio. Uno en que la poesía era el origen y el fin.

Ficha Técnica

Cantalao: el secuestro de un legado

País: Chile

Dirección: Diego del Pozo

Duración: 70 minutos

Productora: Recta Provincia

Guión: Diego del Pozo, Joaquín Reyes, Patrick Vanier

Música: Felipe Cadenasso y Antonio del Favero

Montaje: Joaquín Reyes

Diseño gráfico: Ernesto Parada

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s