Pantalla

La tele es de los 90′: Los Venegas

La serie de TVN logró una fuerte conexión con la audiencia por sus personajes e historias, muy identificables. Un clásico absoluto, pese a todos los cambios que tuvo.


El 1 de mayo de 1989 se estrenó el primer capítulo de “Los Venegas”. Inicialmente, la idea de TVN era probar la serie por tres meses. Sin embargo, se alargó por 22 años convirtiéndose en un clásico de la televisión noventera. Esta, posiblemente, tuvo de inspiración los sketeches de grupos familiares que eran comunes en la década de los 80’, como los Eguiguren, entre varios otros.

El programa siempre tuvo un cariz cómico. Enredos y malentendidos eran los habituales nudos de las tramas que habitualmente se resolvían en el mismo capítulo. De todas formas, el ciclo siempre tuvo un tono optimista. Era un producto liviano, familiar, con personajes muy identificables con la clase media chilena del retorno a la democracia.

Algunos roles tuvieron cambios: el gruñón padre de familia, Guillermo Venegas (Jorge Gajardo) se fue suavizando con los años. El compadre Moncho (Adriano Castillo) pasó de ser mujeriego y vividor a simplemente bolsero. En algunas temporadas tuvo un romance con  la peluquera “Mirnita” (Magdalena Max-Neef) e incluso un hijo. Pero inexplicablemente de una temporada a otra no aparecieron más.

El compadre Moncho es sin duda de los más recordados. Su estilo de vida relajado, más preocupado de los placeres que de las responsabilidades, le hacía muy atractivo para la audiencia. Era además bohemio y apostador hípico; lo opuesto al correcto Guillermo. Por ello, en cierta forma, resumía varias aspiraciones y fantasías masculinas sobre la independencia personal. Era alguien que a punta de “verso” lograba lo que quería. Además ¿quién no se lo ha topado en el centro de Santiago?

Silvia Maturana (Mónica Carrasco), la mujer fuerte de la familia, también tuvo algunos cambios: en principio se le presentaba quejumbrosa, muy cercano a la caricatura clásica de la dueña de casa. Sin embargo, con el tiempo Silvia funcionaba como una suerte de contrapeso racional a su esposo Guillermo. También fue “emprendedora”: en algunas temporadas las hizo de conductora de furgón escolar y en otras, era dueña de una empresa de eventos. El Chile de la prosperidad y los “jaguares” tuvo su eco en ese tipo de decisiones.

El público al que hablaba Los Venegas era muy claro: la clase media. Eran una familia común, con 2 hijos y una casa propia. La gente vio en pantalla como los chicos crecieron, entraron a la universidad, se casaron, llegaron los nietos, es decir, desarrollaron un ciclo vital. Ello permitió una fuerte identificación, más en tiempos en que la discusión política salía del primer plano. Además, era un clan que podría haber vivido perfectamente en La Florida, en Walker Martínez, o Maipú, en Esquina Blanca, o en la Ciudad Satélite.

TVN intentó varias veces cortarla, pero hacia mediados de los 2000 tuvo un repunte donde incluso obtuvo el segundo lugar del rating en su franja. Finalmente el último capítulo de la serie se emitió el 27 de junio de 2011.

0 comments on “La tele es de los 90′: Los Venegas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: