La tele es de los 90′: el humor noventero

Programas clásicos como “Mediomundo”, “El desjueve” o “Na’ que ver con Chile” ofrecieron distintas formas de hacer humor, pero a la vez dieron cuenta de su época.

rillon-900x600

A comienzos de los 90’, la mayoría de los programas de humor venían desde fines de los 80’. En esa década la dictadura había privilegiado la entretención, por ello se puede explicar el auge que tuvo el Festival de Viña. Pero con el regreso a la democracia, poco a poco se pudieron observar otras propuestas.

En canal 13’ estaba “Mediomundo”. Se trataba de un show que tuvo dos ciclos: el primero de 1985 a 1987 y el segundo, el que nos interesa, de 1991 a 1992. En este segundo ciclo participaron actores como Julio Jung, Andrés Rillón (fallecido en 2017), Gloria Münchmeyer, María Elena Duvauchelle, Patricio Torres, Rodolfo Bravo (fallecido en 2001), entre varios otros.

El programa trabaja en torno a skteches de humor absurdo, de situaciones imposibles, como la reunión de oficina con informes cantados, o la oficina pública relatada como partido de fútbol, entre otros.

“Mediomundo” con su humor de situaciones a veces se daba espacio para deslizar muy sutiles críticas a la sociedad neoliberal. Un sketech como “cena de creativos” daba cuenta del arribismo y el estilo snob del chileno “ganador” surgido con el retorno a la democracia y la bonanza económica.

El programa también dio origen a otros recordados sketches: “Las cotorras” protagonizado por Münchmeyer y Rebeca Ghigliotto, que reunía a una “new rich” y una “pituca” venida a menos. “Los fisicoculturistas”, unos engrupidos fitness interpretados por Patricio Torres y Rodolfo Bravo. También no se puede olvidar a los “Corazones service”, con Felipe Izquierdo y Fernando Larraín. Todos continuaron como secciones del programa “Venga Conmigo”, en el caso de “Las cotorras” con el nombre de “La Vicky y la Gaby”.

La intro del programa, con un rap cantado por el elenco resumía el espíritu del programa: el absurdo, lo imposible. Ello sumado al talento de su elenco daban una fórmula que puede a ratos parecer extraña, pero era muy popositiva e ingeniosa.

En un tono distinto surgió el programa “El desjueves”. Fue un espacio que reunió a Cristián García-Huidobro, Roberto Poblete y Luis Gnecco. Estos ya habían trabajado juntos a finales de los 80’ en el clásico “De chincol a jote” de Canal 13 y tras el fin de ese programa, emigraron a La Red, que había iniciado sus transmisiones en 1991.

El programa era más bien un café concert televisado, con sketches que destacaron por su irreverencia, y muy especialmente por desarrollar humor político (el premio “gorro de lana” al político más desubicado), y sobre temas de la contingencia.

Muchos recuerdan este programa por situaciones que fueron muy comentadas como la visita de Mauricio Redolés o cuando a García-Huidobro, vestido de mujer, se le salió parte de un testículo por la ropa, lo que generó polémica en su momento. Pese al espíritu de desafío del programa aún pesaba la censura, la que recién se eliminó en 2006.

Años después, el mismo equipo de “El desjueves” (García-Huidobro, Gnecco y Poblete) más Gonzalo Robles, Esperanza Silva, Tatiana Molina y Daniel Muñoz desarrollaron el programa “Na’ que ver con Chile” entre 1997-1998, para Canal 13.

Este programa se presentaba con público en un estudio grande, más menos siguiendo la tónica de los programas de entretención de la época. En sus sketeches a menudo se tomaban algunas películas o relatos clásicos (Ali baba, Titanic, Popeye) y se recreaban “a la chilena”, con personajes reconocibles para el público, especialmente, al sector popular. Y por cierto, García-Huidobro recicló a su clásico “Humbertito” que había desarrollado en “De chincol a jote”. Otros personajes desarrollados ahí fueron “El cochiguaz” y “El malo”.

Este programa, estuvo en boga con la idea muy de mediados de los 90’ de un cierto revival o revalorización de “lo chileno”, en los mismos años en que la selección clasificó al mundial de Francia 98’ y se vivían los tiempos de la prosperidad económica pre crisis asiática. De hecho eso explica el nombre del programa.

En suma, los programas de humor ofrecieron entretención con referencia al momento que se vivía, sea de forma irónica (“El desjueves”) muy lúdica y con referencia a lo chileno (“Na’ que ver con Chile”) o centrada en el humor absurdo (“Mediomundo”). También hubo propuestas como la de Canal 2, con programas como Plan Z (del que hablamos en otra entrada), pero cuyo énfasis era muy diferente a este humor más “clásico”, más “familiar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s