“Sapo”; los callados sí pueden ser los peores

Lo nuevo de Juan Pablo Ternicier ofrece una perspectiva sobre como el clima de opresión y corrupción de la dictadura propició oportunidades para la delación como vía de ascenso social. 

sapo_02092917

¿Cuánto sabemos de aquellos que aprovecharon una circunstancia? “Sapo”, lo nuevo de Juan Pablo Ternicier, nos relata una cara no muy trabajada anteriormente acerca de la dictadura cívico-militar:  los delatores. Aquellos que en el ambiente de opresión y corrupción vieron en la delación la posibilidad de un ascenso social.

Con el recurso clásico del viaje, interno y físico, la película intenta explicar por qué el periodista Jeremías Gallardo (un soberbio Fernando Gómez-Rovira), que está cubriendo el fusilamiento de los psicópatas de Viña del Mar (enero de 1985), ha escalado a partir de su colaboración con los servicios de seguridad, a despecho de ser una persona tímida. Es decir, el tiempo de la historia y de la narración son diferentes.

A partir de un relato fragmentado, Ternicier propone una lectura en que es el ambiente de opresión, de permisividad hacia la trampa y hacia la falta de escrúpulos, lo que ofrece la oportunidad al protagonista de obtener beneficios en base a la delación.

El personaje de Jeremías Gallardo –posiblemente inspirado en figuras como Julio López-Blanco y Claudio Sánchez- no tiene, al parecer, posición política. No es afectado directamente por la represión, ni parece tener compromiso partidista. Es un personaje apolítico, silencioso, con pocas habilidades sociales, que se incomoda ante sus compañeros (especialmente ante el personaje de Mario Horton, quien resulta su opuesto: extrovertido, exitoso con las mujeres y con conciencia social). Solo le vemos explayarse en extenso al momento de despachar. Es decir, al ser un personaje televisivo. Nunca se expone, nunca es él mismo.

La película tiene pocos diálogos. El director deja que sea el ambiente y la acción la que hablen por un personaje que no tiene mucho que decir. Acaso eso es lo que define al sapo: el silencio estricto, el secretismo, la culpa interior. Los tics de Gallardo, el sudor, la mirada nerviosa y agresiva, la mala relación con su suegra, dicen mucho más que diálogos extensos. Eso sí, a ratos hay algunas escenas que son más bien confusas y no aportan realmente al ritmo de la historia.

Más que juzgar al delator el filme busca adentrarse en la condición humana en un momento de tensión y crisis valórica, que ve en la corrupción y en el individualismo una vía para consolidar la vida. En cierta forma, Ternicier advierte en la década de los 80’s elementos propios de la sociedad neoliberal actual: el culto al éxito y el individualismo hedonista.

Por ello el director pone en la boca de otros personajes expectativas, miedos, opiniones, tendencias. El “sapo” solo escucha, recibe, está inmerso en una situación que parece desbordarlo.  De todas formas, la película cumple con su cometido de explicar a este personaje silencioso, arisco, pero lleno de culpas y miedos.

Tal vez, la película pudo indagar con más claridad en la responsabilidad de algunos medios en el encubrimiento de los crímenes de la dictadura –lo hace, pero con ciertas acciones muy breves-, en tiempos en que el rol de los medios está en tensión. Por ello valía la pena dar una vuelta por los tiempos en que el mensaje de estos tenía una penetración diferente a la de hoy.  Los filmes sobre ese oscuro período de nuestra historia, nunca, pero nunca estarán de más.

Por Felipe Retamal Navarro.

Ficha técnica:

“Sapo”

Director: Juan Pablo Ternicier

Guión: Juan Pablo Ternicier, Constanza Ternicier, Camilo Torres.

Elenco: Fernando Gómez-Rovira, Loreto Aravena, Mario Horton, Ingrid Isensee, Alejandro Trejo, Victor Montero, Eduardo Pacheco.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s