“Everything now”: el paso hacia atrás de Arcade Fire

arcade-fire-

La semana pasada fuimos testigos del lanzamiento de Everything now, el último disco de los canadienses Arcade Fire, quizás la banda ícono del indie en la era de los 2000. La vara venía alta, pues su anterior álbum Reflektor había logrado posicionarse por lejos como su –hasta entonces- mejor disco. Sin embargo, hay que decir fue una completa decepción.

Hasta el lanzamiento de Reflektor (2014), Arcade Fire tenía bien ganado su sitial de banda de culto. Con canciones épicas como Sprawl II (mountains beyond mountains), Tunnels, Crown of love, No cars go, ó Ready to start, la banda demostraba no solo facilidad para componer canciones melódicas, sino de crear una interesante propuesta que fuese más allá de lo obvio. Es decir, romper con los esquemas de las bandas indie con arreglos, instrumentos y estructuras fuera de lo común, aún con cierta cuota de riesgo. Arcade Fire, era una banda con contenido.

Con el mencionado Reflektor, agregaron un elemento que hasta esos momentos no habían explorado en su carrera: la pista de baile. Canciones como Here comes the night time, Afterlife ó la misma Reflektor nos llevaban derechamente a mover el esqueleto, pero con los elementos propositivos que caracterizaban al grupo. Por eso fue el punto más alto de su carrera.

Sin embargo, con Everything now, la banda echó su historia y su identidad al tacho de la basura. En vez de entregarnos un material propositivo y con algo de riesgo, decidieron llevar más lejos la idea de llenar pistas de baile antes que hacer música. Craso error. El espíritu aventurero de la banda se perdió por completo y debió cederle su lugar a canciones poperas con vocación masiva, pero con muy poco sustrato. Canciones sin épica, sin sangre, planas e irrelevantes.

La verdad, es extraño cómo nadie advirtió a la banda de los hermanos Butler y Régine Chassagne de que sus nuevas composiciones no estaban a la altura del trabajo que venían realizando. Lamentablemente, Everything now en ningún caso es un disco de una banda con historia y talento, es un disco de una banda del montón. El hecho de buscar masividad a la manera cliché, dejando de lado todo aquello que los hizo ser trascendentales es una auto traición que es difícil de comprender y aceptar.

Estoy convencido de que cuando quieran realizar un compilado de grandes éxitos, habrán muy pocas de este disco. Un paso hacia atrás.

Por Pablo Retamal Navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s