Cine Destacados Pantalla

Ema: Cuerpo en llamas

 

La octava película de Pablo Larraín se interna en la nueva juventud chilena, en donde las desviaciones, el deseo y la locura van más allá de todo límite existente.


Ema (Mariana Di Girolamo), mujer de unos veintitantos, vive en la ciudad de Valparaíso. La danza es parte fundamental de su vida. Está casada con un extranjero (Gael García Bernal) varios años mayor, quien está a cargo del grupo de baile en donde ella participa. Su matrimonio está en crisis. Ambos habían adoptado un niño, Polo, pero su incapacidad para criarlo y actuar como padres normales hizo que este fuera devuelto al Sename para esperar por otra familia. Desde este punto, Ema se embarca en un camino sin salida.

La locura camuflada de cordura es un tema recurrente en el relato. Tal como en otras películas de Larraín, como Tony Manero y El Club, los personajes son seres que se ven dominados por la infelicidad y que a causa de un suceso mal enfrentado se desata su mentalidad retorcida, en medio de un estilo de vida diferente a lo usualmente establecido. En este caso, Ema vive con la culpa de haber abandonado a su hijo Polo, hecho que desencadena su obsesión por recuperarlo a toda costa. Con este objetivo en mente, cercanos y extraños comienzan a caer en sus redes.

ema web 2.jpg

En medio de un macabro plan, una vez terminada la relación con su marido, la protagonista comienza a experimentar con el deseo como vía de escape a esta agonía que la consume por dentro. A través de su cuerpo y las expresiones físicas por medio del baile, Ema seduce y los mantiene a todos bajo su control con el fin de crear el momento perfecto para realizar su objetivo.

Estrenada en el Festival de Venecia en agosto de este año, la película recibió las alabanzas de parte de la crítica y estuvo nominada a los principales premios. En el marco del festival fue merecedora de los premios ARCA CinemaGiovani Award a la Mejor Película y UNIMED a Mejor Película.

La liberación sexual es otro eje en el filme. Reggaeton, neoperreo, poliamor, deseo entre amigas y amigos junto a nuevos estilos de baile en boga son los elementos constantes que dan cuenta de una estética y estilo que cada vez es más apreciable en las nuevas generaciones, el cual va ligado al feminismo. Ema engloba y mezcla estos aspectos, los que terminan creando una película que da visibilidad a nuevos grupos chilenos, alejados de la opresión y la preocupación por el qué dirán, donde la expresión y la libertad son fundamentales.

Los diálogos son lo más débil de Ema, los cuales tienen un tono más bien forzado y que no se condicen lo suficiente con la emocionalidad expresada por los personajes. Sin embargo, funcionan para expresar las intenciones del director con respecto a las temáticas tratadas. Con ello se aprecia la búsqueda por crear personajes con los que cuesta empatizar, de forma que se genera un cuestionamiento constante hacia ellos y sus comportamientos.

ema web 3.jpg

La banda sonora resulta espectacular a manos del músico chileno Nicolas Jaar. Con un ritmo similar a lo largo del relato, asociado al del reggaeton, se alínea con la danza y las emociones de Ema, siguiéndola en cada uno de sus pasos. Por otro lado, la dirección fotográfica a cargo de Sergio Armstrong, destaca ampliamente. El fuego y los objetos absorbidos por este, junto a las tomas de la danza en torno al sol son encuadres dignos de admirar.

La agonía consume a Ema, sus pensamientos y contradicciones internas la debilitan al punto que lleva a cabo una idea de lo más retorcida que, por fuera, la muestra como una mujer cada vez más fuerte pero que se consume por dentro. Aquí es donde entra el fuego como símbolo, el que se presenta de inicio a fin, reflejando el estado interno de la protagonista. Finalmente, este fuego interior termina por salir de su propio ser para consumir también a los demás presentes a su alrededor.

Ema es una película provocadora y desenfrenada, con puntos débiles y fuertes, que demuestra la incapacidad y las malas decisiones de las personas. Ha sido objeto de diversas opiniones, pero sin duda entrega múltiples mensajes y da mucho de qué hablar. Actualmente se encuentra en cartelera en las salas de cine nacionales.


Ema

Año: 2019
País: Chile
Director: Pablo Larraín
Guión: Guillermo Calderón, Alejandro Moreno, Pablo Larraín
Música: Nicolas Jaar
Fotografía: Sergio Armstrong
Reparto: Mariana Di Girolamo, Gael García Bernal, Santiago Cabrera, Giannina Fruttero, Catalina Saavedra, Eduardo Paxeco, Mariana Loyola, Paola Giannini, Antonia Giesen, Josefina Fiebelkorn, Susana Hidalgo.


0 comments on “Ema: Cuerpo en llamas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: