Destacados Teatro

“Donde no hay amor, no hay sentido”: la Fierecilla Domada

Por estas fechas invernales, de martes a jueves, desde el 4 al 25 de julio, la joven Compañía Indómita hace su debút en el Teatro El Puente con un fresco remake de uno de los clásicos de Shakespeare, “La Fierecilla Domada”. En esta oportunidad, incorporan como principal objeción, el trato y entendimiento sobre los roles de género y los diluidos caminos a los que la improvisación puede llevar.

El prólogo de la obra nos da una primera aproximación de la pieza hacia los factores ya mencionados. Con un dramatismo simpaticón y una leve falta de proyección vocal, los actores comienzan a enunciar el dialogo del guion, en un confuso desorden escénico, que al inicio asusta por la falta de memoria de algunos personajes. Luego, pasamos a entender cual será la dinámica de la representación de ahí en adelante.

La comedia escrita por Shakespeare, en la que dos hermanas hijas de un poderoso y rico padre son cortejadas, es reinterpretada por la compañía de una manera contemporánea agregando pequeños guiños de nuestro tiempo, como una fiesta de música electrónica, un coyak y agua mineral embotellada. Elementos que aterrizan la intención de criticar con ironía una trama originalmente cargada de machismo donde “las mujeres deben servir, amar y obedecer”. Aunque el padre de Catalina (la fierecilla) y Blanca toma en cuenta la importancia del amor que sientan sus hijas por el futuro esposo, al final en opinión son los bienes materiales y las tierras lo que predomina como su visión en el intercambio entre familias.

Lee también: Sarcasmo e improvisación para una fierecilla por domar

En la obra, a Catalina se le conoce como “Catalina, la de la lengua viperina”, donde viperina tiene el significado de víbora y también a alguien que intenta ofender o desacreditar palabras. Catalina representa al principio, la voluntad de empoderamiento femenino. Ella se enfrenta a su padre explicándole que no desea casarse, y menos con los pretendientes que se asoman deseosos. Además, no tiene problema en demostrar su descontento con ellos bajo una actitud cortante y agresiva. Se ve que ella intenta regirse por su propio anhelo. La trama original Shakesperiana culmina (tristemente) en que Catalina, la Fierecilla es efectivamente, domada por quien logra (parcialmente) seducirla con adulaciones simuladas, y terminar en un mal matrimonio; sin embargo, la manera en que este final es abordado por la compañía es bastante más interesante y logra eliminar el sabor amargo de lo anterior, aunque algunas cosas quedan inconclusas.

En esta oportunidad, se puede observar una obra lúdica que mezcla la exageración grotesca de los diálogos (acorde a la época de escritura), el intercambio de roles y el maquillaje. Y, por cierto, a un grupo de mujeres y hombres que -se nota-, ama mucho lo que hace y le da sentido a su actuar. Paradójicamente cumpliendo con uno de los enunciados del texto: «Donde no hay amor, no hay sentido”.


Ficha Técnica – La Fierecilla Domada

Lugar: Teatro del Puente
Temporada: hasta 25 de julio
Dirección y puesta en escena: Arlen Machuca
Elenco: Urania Briceño, Adams Pino, María de los Ángeles Cáceres, Juan Gálvez, Pascale Larrosa y Álvaro Varela.
Diseño sonoro: Felipe Pavón
Asistente de dirección: Mario Olivares
Asistente de diseño: Rebeca Ortega
Producción: Beatriz Sánchez
Funciones: martes, miércoles y jueves a las 20 horas
Entradas: general $6.000, estudiantes $3.000, adultos mayores $4.000. Preventa $3.000 (hasta el 28 de junio)


0 comments on ““Donde no hay amor, no hay sentido”: la Fierecilla Domada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: