Cine Destacados Pantalla

Rocketman: Elton John para el living

Un filme a ratos predecible, nos presenta una fantasía sobre el músico cargada al drama con una narración simplista sobre su talento y sus penurias personales.


B

asta con ver los primeros minutos de Rocketman, la película sobre Elton John para comprender de qué va. Más que una biopic en el sentido más estricto de la palabra se trata de una fantasía musical, en que presenta al músico atormentado por la soledad, la incomprensión y la realización de su sexualidad.

A partir de estos ejes, la película se mueve por un derrotero en que el desarrollo narrativo queda supeditado a la sucesión de varios clips de canciones. A ratos pareciera que las coreografías, las tomas aéreas y el brillo son más importantes que el relato del ascenso de un muchacho talentoso, pero solitario. Por ello, hay cosas que pasan porque sí y no parecen importar. Total después viene una canción.

A diferencia de Bohemian Rhapsody -en que también participó el director Dexter Fletcher- acá van al grano en la presentación del personaje principal. Conocemos las miserias del artista desde el principio y se  apuesta por un obvio relato circular, posiblemente haciéndose cargo de las críticas por la sazonada versión del vocalista de Queen. Pero a veces colocar en pantalla botellas de vodka y rayas de cocaína, no es garantía de profundidad.

Lee también: Bohemian Rhapsody: el Freddie Disney

No obstante, las debilidades son las mismas que la película centrada en Freddie Mercury. El relato recurre al tópico simplón del héroe talentoso e incomprendido que debe luchar contra fuerzas malévolas y un mundo que no parece comprenderlo. Por ello, está destinado a la caída. En ese sentido, la secuencia de la fiesta después del show en el Troubadour, es especialmente clara en eso: solo, triste, e incomprendido por quienes debieran tenderle una mano.

Rocketman 2.jpeg

A no confundirse, las miserias son totalmente atendibles y creíbles, pero a ratos parecen más bien una construcción estereotipada de un personaje, más que de un músico con un talento notable para las melodías ¡Elton John tuvo siete discos seguidos en el número uno! y de eso apenas se ve una pincelada. Trabajó una notable sociedad creativa con Bernie Taupin -del que apenas sabemos algunas cosas y es una figura clave en la carrera del compositor-, pero al parecer fue más importante relevar una posible tensión sexual entre ellos, que verlos trabajar en equipo.

Lee también: Cinco esenciales de…Elton John

Una biopic, especialmente si se trata de artistas, debiera permitirnos entrar en su espacio íntimo de la creación. Eso es lo que les distingue de otras ocupaciones, como la de político o religioso. Eso nos permite conectar su mundo interior con sus vivencias y emociones. Eso contextualiza sus decisiones y temores. Por ello es que la mejor secuencia es la que muestra la creación de “Your Song”. Porque están allí los elementos clave: la abuela que parece ser la única de la familia que entiende el talento de Elton, el socio creativo, y el músico inspirado.

El desarrollo de la orientación sexual del músico también es liviana. Es comprensible que para él haya sido especialmente difícil de llevar. Pero nunca nos enteramos del porqué. Nunca nos explica el fuerte rechazo que había hacia la homosexualidad en la época -de hecho, en Inglaterra era delito– y se juega una peligrosa línea al conectar esa situación con los problemas que vive el músico.

Como plantea Fienkelkraut, el defender la diferencia y la diversidad tiene algo en común con la exclusión de la misma. En ambos casos el otro permanece encadenado a su manifestación. Si el otro es lo que es, deja de ser otro. Es decir, de alguna forma al identificarlo con su diferencia, se le despoja de su alteridad.

Rocketman 3.jpeg

Finalmente una mención al uso de versiones de canciones. Una decisión con cierto riesgo porque sería fácil esperar las canciones como las conocemos para generar un gran karaoke que apele al colectivo, y al recuerdo de nuestras emociones con ellas. En ese sentido, la película pierde una chance y fue el gran golpe que, por ejemplo, aprovechó muy bien Bohemian Rhapsody. Aunque es cierto que en un país como Chile, la trayectoria de Sir Elton no es tan masiva (levanten la mano cuántos han escuchado Goodbye Yellow Brick Road…y me refiero al disco, por supuesto).Pero la fantasía primó.

Al menos Fletcher tomó nota y trabajó a su Elton John (con un convincente Taron Egerton, hay que decirlo) lejos de una narración que solo se enfoca en los logros. Y eso está bien.  No cabe duda de que es un filme entretenido, que pasa muy rápido -con varias licencias respecto a la veracidad de los hechos- y con una banda sonora que toma varios de los éxitos del inglés en la década de los 70′. Una película ideal para el living y el pote con cabritas una tarde dominguera. Pero la vida, el ascenso y el talento de ese músico extraordinario, que es el autor de “Benie and the Jets”, merecían más.


Ficha técnica – Rocketman

País: Reino Unido
Año: 2019
Duración: 121 minutos
Dirección: Dexter Fletcher
Guión: Lee Hall
Elenco: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard, Steven Mackintosh, Gemma Jones, Tom Bennett, Kit Connor, Stephen Graham, Matthew Illesley, Ophelia Lovibond, Charlotte Sharland, Layton Williams, Bern Collaco, Ziad Abaza, Jamie Bacon, Kamil Lemieszewski, Israel Ruiz, Graham Fletcher-Cook


 

0 comments on “Rocketman: Elton John para el living

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: