Teatro

Dame la mano, Mistral

Entre dos individuos la armonía nunca viene dada, sino que debe conquistarse indefinidamente. Simone de Beauvoir


E

n esta oportunidad llego anticipadamente al GAM. Hace una semana atrás de manera estúpida perdí la función. Pero hoy (una semana después) repito la escena y la mejoro, como en el teatro. De esta manera, con un poco de frío y ansiedad, espero esta función. Prontamente, llega mi acompañante para ver la obra que nos convocaba. Finalmente, entramos a la sala, contentas y esperanzadas en la propuesta. De pronto, nos damos cuenta que la historia se inicia con abrupto episodio: el secuestro de nuestra Nobel de Literatura Gabriela Mistral.

La reconocida poetisa es retenida por un grupo de mujeres, quienes tratan de convencer a la escritora de su incidencia en el movimiento feminista y su categoría como representante de las mujeres a nivel internacional. La idea es que Mistral aproveche oportunamente la entrega del Nobel, con el objetivo de promulgar la revolución de género. En el fondo, la premiación sería una plataforma para hacer activismo político y social.

mistral gam
Fotos: Patricio Melo, GAM

La obra bajo la dirección de Aliocha de la Sotta y la dramaturgia de Andrés Kalawski, propone un conflicto y diálogo prolijo, donde ambas protagonistas van revelando sus pensamientos más profundos sobre diversas temáticas. Con naturalidad, la secuestrada “Mistral” y su captora, “Alicia” (la líder del grupo feminista) muestran sus anhelos, sus miedos, sus críticas y sus reparos frente a la vida en general.

En el rol de la escritora y líder del grupo se presentan las actrices Solange Lackington y Valeria Leyton. Ambas sostienen un diálogo sólido, el cual se desarrolla con bastante franqueza a medida que avanza la obra. Sumado a eso, la ambientación sonora y la iluminación tienen importancia en la construcción escénica, ya que esto ayuda a crear una atmósfera íntima entre los personajes. Esta cercanía se traspasa al público, quien se termina sintiendo un tercer interlocutor en la puesta en escena.

Lee también: El secuestro de Gabriela Mistral a las tablas del GAM

Finalmente, lo más destacable de la obra Mistral, Gabriela (1945) es el enfrentamiento de dos mujeres con ideologías y creencias disímiles, mostrando una pugna sutil y diplomática a través de la palabra. Ambos personajes visualmente muy bien caracterizados, evidencian una complejidad en sus actitudes y discursos que corrompe cualquier estereotipo que se podría tejer sobre sus corporalidades. Sin embargo, a pesar de las diferencias entre Mistral y su secuestradora, ambas comparten la intensidad de un espíritu soñador y un impulso libertario y en ese sentido, me parece que ambas podrían llamarse Rosa y Esperanza, tal cual en el poema, olvidando sus nombres en el danzar, convirtiéndose en una sola danza en la colina y nada más.


Ficha Técnica: Mistral, Gabriela

Dramaturgia: Andrés Kalawski
Dirección: Aliocha de la Sotta
Elenco: Solange Lackington y Valeria Leyton
Composición musical: Fernando Milagros
Investigación: Mariana Hausdorf
Diseño de vestuario y escenografía: Daniela Vargas
Diseño de iluminación: Andrés Poirot
Asistente de vestuario: María Trinidad Barros
Maquillaje y Peluquería: Franklin Sepúlveda
Producción GAM


2 comments on “Dame la mano, Mistral

  1. Marco Mezquita.

    Una critica, ajustada a nuestros tiempos, evidenciando claramente, la diversidad feminista, según los roles de cada individuo.

  2. Carolina

    Muy buena obra y excelente crítica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: