Sueños en transito

architecture-2179243_1920 (1)

Sonriente y sin pensar

siento un color vulgar.

Te veo como sombra en la noche.

 

Un pequeño rayo de luz que atraviesa mi ventana fue la única razón para despertarme un sábado a las nueve de la mañana. Sabía que hoy era el día; el post-it que estaba en mi puerta lo recordaba con una lista de pendientes:

-Flores

-Manta

-Carta

Me baño, como algo y me voy antes que sean las 11 de la mañana; solo tenía una hora para llegar a la cita.

 

Mareante resplandor,

silencio aterrador,

y un día sin moverme hasta la noche.

 

Ya en el metro, voy pensando que iba decirle. Un ”hola” solamente sería muy frio. Un ”buenos días” muy cordial. Un beso… muy invasivo. Además ¿qué le entrego primero, las flores o la carta?

-Cerro Blanco, próxima estación…- avisa el conductor de Metro.

‘A la mierda’, pensé. ‘Improvisare’

 

Gotas de miel, amanecer y un lugar,

velocidad, destino vulgar

caminando bajo el sol.

 

Me bajo y atravieso Avenida Valdivieso. Todavía no se por dónde empezar. En la noche tenía mil y una formas de recibirla, pero ahora, que estoy a minutos de verla mi mente está en blanco.

Ya veo que varias parejas tienen flores; algunas tienen un ramo muy decorado con calas y claveles; otras son muy sencillas, pero entregadas con el mismo amor y cariño.

Por suerte, nadie tenía la flor que tenía envuelta en una hoja de diario: una flor del pájaro que había cortado en mi jardín antes de salir.

 

 

Mañana sale el sol,

sé que dirás que no.

Te quiero porque sos como la noche.

 

Queda menos y voy llegando a la entrada del Parque Las Encinas. No le pregunté cómo iba a estar vestida, pero sé que siempre estará en el mismo lugar de siempre.

 

Gotas de miel, amanecer y un lugar…

 

Y no me equivoque. Mismo lugar. Misma ropa que la última vez. Y misma placa de siempre. Dejó la flor del pájaro en el florero, limpio un poco su lápida, pongo la manta en el pasto y allí estamos los dos: Juntos, no de la forma que queríamos, pero al fin y al cabo celebrando esta fecha de una forma especial.

 

Mañana sale el sol,

sé que dirás que no.

Te quiero porque sos como la noche.

 

 

Dedicada a Samanta, a quien visito todos los 24.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s