Música

Recuento 2018: Discos nacionales

Rock, pop latino, post rock, música experimental fueron parte de los trabajos destacados de la escena musical chilena de 2018. Tanto artistas consagrados como otros que recién se inician forman parte de este listado.

Rock, pop latino, post rock, música experimental fueron parte de los trabajos destacados de la escena musical chilena de 2018. Tanto artistas consagrados como otros que recién se inician forman parte de este listado.

Por Nayive Ananías y Pablo Retamal Navarro.

Rubio2

5. Yorka – Humo

El disco de las hermanas Yorka y Daniela Pastenes cautiva con un pop elaborado, de guitarras arpegiadas y baterías suaves. Humo remite a la delicadeza de la bossa nova, al rock sutil de The Cranberries, a la voz onírica de Elizabeth Fraser y a las melodías disonantes de Violeta Parra.

Tal como presagia su título, este álbum -de 16 canciones- envuelve en una nebulosa etérea que musicaliza quiebres amorosos, angustias, introspecciones, trayectos en tren, encuentros, miedos y esperanzas.

4. Cadenasso – Guni

El misterio es un elemento importante en la música de Felipe Cadenasso, y en su tercer álbum solista lo lleva a su máxima dimensión. Guni es un trabajo muy diferente a sus predecesores y deja en claro que busca sorprender a quien lo escuche. Canciones sin la clásica estructura verso/coro, sino que con mucho juego. También, hay un uso de instrumentos poco frecuentes en la música popular, como la trompeta, tocada por el mismo Cadenasso, dejando atrás sin tapujos su etapa como un eximio guitarrista.

Si se quiere escuchar algo muy diferente a lo que suena en las radios, y de calidad, este es el disco.

3. Magaly Fields – Dreaminder

Dreaminder, el segundo álbum del dúo Magaly Fields representa un paso adelante en su carrera. Un sonido de nivel internacional y canciones donde juegan con varios estilos son la hoja de ruta del elepé, de esta forma, no se proyectan como una banda de rock más, sino como una versátil banda de rock, algo que se agradece en tiempos donde el género está cuestionado.

La dupla apostó a plasmar en el álbum todo el bagaje obtenido en giras y conciertos tanto en Chile como en el extranjero y lo consiguió a plenitud. Destaca el tema “Deep sur”, con una colaboración del rapero Bronko Yotte que se roba la película, pues sorprende al oyente.

2. Alex Anwandter – Latinoamericana

Latinoamericana preserva ese cariz bailable, de música disco, aunque con lentos de bajo profundo que remiten a Kim Deal y melodías en piano que evocan a Yann Tiersen. Al igual que en Rebeldes (2011) y en Amiga (2016), la disidencia -política, social, sexual- nuevamente emerge aquí como estandarte de lucha.

Este álbum, entre sintetizadores y arreglos de cuerdas, tributa a la diversidad sonora (y lingüística) de nuestro continente: hay reminiscencias a Cuba, con el güiro, y a Brasil, con la cuica, además de reversiones de “Um Girassol da Cor de Seu Cabelo”, de Milton Nascimento y Lô Borges, y “Olha Maria”, de Chico Buarque. Latinoamericana no funge como un punto de inflexión en la trayectoria de Anwandter, pero sí lo mantiene en la cúspide del éxito.

1. Rubio – Pez

Pez contiene en su totalidad el universo de Rubio, el proyecto solista de Francisca Straube. Con las evidentes influencias post rock de The XX y Blonde Redhead, más la oscuridad y ritmos quebradizos que han caracterizado la carrera musical de Straube, es un trabajo que sorprende en cada track, puesto que hay mucho juego con el pulso de las canciones. A veces más lento, otras, más rápido. En general, es un elepé muy rítmico, donde a veces es imposible no menear la cabeza, y por supuesto, no deja de lado las voces lejanas y melódicas que constituyen marca registrada de la cantante y baterista.

También, hay espacio para cosas más introspectivas (“Yoko”), el post rock (“Luz”, con Carlos Cabezas) e incluso para lo urbano (“La llamada”, donde colabora el trapper Gianluca).

Lo más importante en este álbum, es que se advierte que no hay miedo a experimentar, a jugar, a mezclar estilos, texturas y sonidos. Se destaca el trabajo de producción sonora a nivel internacional.

Bonus tracks:

Pillanes – Pillanes

Pillanes es el sorpresivo disco debut homónimo de la súperbanda formada por los hermanos Durán (Los Bunkers, Lanza Internacional), los hermanos Ilabaca (Chancho en piedra) y Pedropierda. Como todas las agrupaciones de esta índole, sus integrantes se dedican a divertirse y por ende, divierten al oyente con un disco que no tiene pretensiones, pero que es sólido.

Lo que oímos, es un grupo de amigos jugando a hacer canciones, pero con años de experiencia y bagaje en directo y en grabaciones, lo cual hace que no suene como una mera improvisación.

Pop bailable, canciones con arreglos folklóricos, guiños a sonidos latinos, más los clásicos funk y rock son parte del menú que nos ofrece el quinteto.

Fakinmono – El Despojo

La propuesta de Fakinmono recuerda al hibridismo entre rock y ritmos latinoamericanos emprendido por Los Jaivas hace cinco décadas y, recientemente, por Kuervos del Sur. En El Despojo, la voz grave de Gabriela Urrutia se compenetra con guitarras distorsionadas mas no ensordecedoras, y polirritmos que reivindican las raíces de nuestra tierra.

Esta placa -grabada en Estudios Lautaro, producida por Pablo Giadach de The Ganjas y masterizada en Hanzsek Studios, Seattle-, además de profundizar en experiencias de vida y muerte, aborda la contingencia nacional, como el conflicto en La Araucanía (“Violento invasor”).

Los Fictions – Viajes más largos

Uno de los álbumes más esperados del año era este, el debut de Los Fictions. Este grupo de amigos, que en un momento fueron la banda soporte del cantautor Matías Cena, se anotaron con una sólida colección de ocho canciones probadas una y otra vez en vivo. A eso se suma el bagaje de varios de sus componentes en otros proyectos musicales dentro de la escena nacional (por ejemplo, Pato Cena, en ANMLS; Andrés Antaños Jorquera, en Wild Parade) que le da solidez a las composiciones.

Rock, psicodelia, folk y country se funden en este trabajo. Un sonido retro pero a la vez muy actual. Se destacan las letras, muy recordables, en tiempos donde hay poca preocupación por ese elemento en las composiciones (“Caminante no sabe bien, cuando cae nadie lo ve”, o “Yo ya no sigo el camino de Dios”).

3 comments on “Recuento 2018: Discos nacionales

  1. Pingback: Recuento: lo mejor de 2018 – Yakaranda Magazine

  2. Pingback: Yorka se va de gira por América del Norte – Yakaranda Magazine

  3. Pingback: Yorka en SXSW y México - Yorka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: