Música

Magaly Fields: Crónica de un álbum maduro

Dreaminder, el segundo disco del dúo Cifuentes/Stewart, comenzó a trabajarse en 2016 y tuvo la producción de los hermanos Gómez. Entre medio hubo giras, amistades, presentaciones y una ardua producción para una placa más consolidada que su antecesora.


A fines de 2016, el dúo Magaly Fields (Diego Cifuentes y Tomás Stewart) comenzó a preparar los temas para el álbum sucesor del exitoso Chromatic days (2014). Ambos integrantes sentían que este disco debía ser un avance, dada la carrera que estaban llevando hasta ese instante y que –entre otras cosas- los tuvo girando por el extranjero.

Según Stewart, voz y guitarra del conjunto, lo que ellos querían era “hacer un disco que fuera más trabajado, más en serio, más maduro”.

Lo hicimos teniendo harto más carrete con el vivo, habiendo girado harto. Fuimos al Primavera Sound, Brasil, Estados Unidos (SXSW), en México, Europa. Puta, vai armándote bien como músico, en la manera de tocar, especialmente nosotros que somos dúo”, argumenta Cifuentes, el baterista.

Por eso realizaron un ejercicio que no habían hecho hasta ese entonces: un trabajo de producción externo junto con los hermanos Alejandro y Álvaro Gómez, integrantes de Perrosky y fundadores de Algorecords. Así se realizó Dreaminder, el segundo largaduración de Magaly Fields.

Ahí hubo un trabajo en un principio sonoro, yo con el Perro de pasar diferentes audios donde ya habíamos grabado las bases a través de diferentes máquinas que tiene el Perro: compresores, efectos, para darle más sabor a la wea. Y después ya fueron los arreglos precisos para levantar las canciones”, cuenta Tomás.

Tener un input de afuera que también fue súper bueno para darle más sabor, que estuvieran más completas las canciones”, añade Cifuentes.

El proceso

Pero antes de llegar donde los Gómez, las canciones de Dreaminder comenzaron a agarrar forma en la playa. La dupla llegó con camas y petacas a registrar las pistas bases, específicamente la batería y la guitarra.

Tomás Stewart, quien tiene su propio estudio (Black Bacon Sound), estuvo a cargo del proceso de grabación en la costa y nos cuenta detalles. “Desinstalé ciertas cosas del estudio para poder llevarlas a la playa, una casa en la playa de mi ex. Era una casa que era la raja, que tenía un living de madera así exquisito con un altillo abierto, todo de madera. Siempre encontré que sonaba la raja ese espacio como para grabar una batería, y quería que la batería tuviera esa sonoridad más “de aire”, de sala. Un poco, siempre. Pero que me diera la posibilidad de jugar. Encuentro que fue perfecto”.

Luego del trabajo en el litoral, Stewart continuó grabando guitarras, voces y algunos arreglos en su estudio. A continuación, fueron a trabajar con Algorecords. “El Alvarito había escuchado las canciones y tenía una lista por canción con comentarios de qué es lo que se debía hacer, ahí entre todos lo hablamos. Fue la raja”, cuenta el guitarrista.

Unos amigos llamados Water Rats

Dreaminder es editado en Chile por el sello Algorecords, pero también está disponible en Brasil a través de la etiqueta Forever Vacations. ¿Cómo ocurrió? En eso tiene que ver un nexo de amistad que el dúo ha entablado con la banda brasileña Water Rats, la cual cultiva un estilo punk/garaje.

Es una relación que venimos trabajando hace tiempo, porque la primera vez que fuimos a tocar a Brasil, que tocamos en el festival Bananada, ahí conocimos a (Alexandre) Capilé, que es el vocalista de Water Rats. Tuvimos súper buena onda”, cuenta Diego.

El vínculo entre ambos conjuntos siguió desarrollándose en el tiempo, hasta que en un minuto decidieron realizar una gira conjunta, y de ahí surgió la idea de realizar un split para la ocasión. El trabajo se llama Processive generation (2017) y las canciones salieron dentro del lote que venían trabajando. Es decir, Magaly Fields ocupó unos temas para el split, y otros para el Dreaminder.

Dos de los integrantes de Water Rats trabajan en Forever Vacations, entonces, editarlo bajo ese label fue un paso natural en la relación de amistad entre los grupos. “Les dijimos que teníamos este disco y al toque Capilé nos dijo ‘oye, ya yo quiero editar esta wea por Forever Vacations’, que han lanzado como dos discos, y para nosotros, increíble”, dice Cifuentes.

“Tener un input de afuera que también fue súper bueno para darle más sabor, que estuvieran más completas las canciones”

Diego Cifuentes, baterista

“Fuiste al mismo lugar”

Todo el material grabado tanto en la playa, como en Black Bacon Sound y en Algorecords lo juntó y lo mezcló Tomás Stewart en su estudio. La masterización estuvo a cargo de J.J. Golden (Thee Oh Sees, Ty Segall, OFF!), ingeniero con quien Stewart comparte un lazo. “El hueón estudió en la SAE, un instituto de ingeniería en sonido en Londres. Yo también fui a ese mismo lugar, entonces como que enganchamos un poco por la onda ‘oh, fuiste al mismo lugar’”, cuenta el guitarrista.

Sobre el trabajo realizado por Golden, Stewart destaca que era justo lo que buscaba: “Le da una presencia más frontal, sin perder dinámica, fuerte y en las frecuencias bajas con un poco más de peso, pero no bajo, sino con algo más de cuerpo. Y yo siempre he querido que suene fuerte, pero sin perder dinámica, y lograr esa hueá es peludo”.

¿Me dan quince minutos?

Sin duda, uno de los tracks que llama la atención al revisar la lista de canciones de Dreaminder, es Deep sur, sobre todo porque viene con un invitado que parece estar fuera del rock: el rapero nacional Bronko Yotte.

¿Cómo se dio eso? Resulta que desde el momento de su composición, Deep sur tuvo un espacio que el dúo pretendía que fuese llenado con algo “más negro”. Con esa idea en mente, comenzaron a elaborar un listado de exponentes nacionales de hip hop a los cuales ofrecerles la idea. El primero en la lista era el autor de Para olvidar el dolor, pues a juicio de los Magaly Fields se trata de un nombre que está dispuesto a experimentar; así lo corroboran sus colaboraciones con artistas tan variados como Gepe, Cristóbal Briceño y Matías Cena.

– ¿Y la grabación cómo fue?

Fue la cagada la grabación. Nosotros le habíamos mandado una maqueta, y le habíamos contado más o menos de qué se trataba la canción; llegó al estudio (Algorecords) y nos dijo “ya cabros, ¿me dan 15 minutos?”. Yo pensé que iba a llegar con la hueá escrita. De ahí fue como “ya, ¿loopeemos el beat para sacarle el rollo?”. Ya lo dejamos loopeado, de ahí lo dejamos solo, y de repente “ya, grabemos, listo”… y ¡paf! ¡Se pegó una rapeada csm! P’al pico, fue increíble la hueá, cuenta Diego Cifuentes.

Stewart agrega: “en una toma lo hizo”.

***

Por estos días, Magaly Fields se encuentra de gira en Brasil, junto a Water Rats, promocionando Dreaminder en varias ciudades del gigante sudamericano como Curitiba, Florianópolis o Sao Paulo, donde finalizan el circuito el próximo 15 de diciembre. Además, hace unas semanas lanzaron un video de animación para el tema Chasing UFO’s, el que puedes ver aquí.

0 comments on “Magaly Fields: Crónica de un álbum maduro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: