“Bohemian Rhapsody”: el Freddie Disney

Con un tono familiar, la biopic del vocalista de Queen ofrece un relato liviano que trata más sobre la leyenda del rock, que de la persona. Es un filme que celebra su mito.

Por Felipe Retamal Navarro
FREDDIE
DF-11915_R2 – L-R: Gwilym Lee (Brian May), Rami Malek (Freddie Mercury), and Joe Mazzello (John Deacon) star in Twentieth Century Fox’s BOHEMIAN RHAPSODY. Photo Credit: Courtesy Twentieth Century Fox.

Tras ocho años de rumores, cambios de director y cancelaciones, “Bohemian Rhapsody” llegó a las pantallas con el desafío de plantarse con cierta novedad en el género de la biopic musical. Sin embargo, el Freddie Mercury que presenta el filme está hecho para simpatizar y por momentos se le reduce a la caricatura de la estrella de rock. Rebelde, con ciertas dosis de cinismo y un talento musical a flor de piel definen al protagonista encarnado de forma convincente por Rami Malek.

La cinta presenta más al mito que a la persona. Aunque enuncia algunos conflictos (por ejemplo, la negación a su identidad como parsi), no los profundiza en demasía. La razón es que es un filme de tono familiar, que enfatiza ciertos valores como la amistad; por ejemplo, la idea de que la banda es “una familia” se repite con insistencia en la trama.

Al ser una película más bien familiar, tiene una dosis de moralismo, en que culpa a la vida de excesos de Mercury como la causa de sus males. También ofrece villanos como el manager John Reid y el asistente Paul Prenter, que están definidos de acuerdo a cuán lejos están de valores como la lealtad y la honestidad. Es decir, por momentos representan más arquetipos que desafían al héroe, por lo que las tensiones suelen resultar predecibles y algo forzadas.

La homosexualidad del vocalista de Queen se presenta al borde del estereotipo, de manera liviana y sin mayor profundidad en la forma en que llevó su opción. Tampoco se presentan mayores tensiones en su entorno respecto al tema, por ejemplo con su conservadora familia. Ese era un conflicto que ofrecía una mayor posibilidad de desarrollo narrativo, sin lugar a dudas.

Sin embargo es innegable que “Bohemian Rhapsody” es una película entretenida, con momentos muy emotivos que conectan fácil con la audiencia. Más con el songtrack que incluye algunas de las canciones más conocidas de la banda inglesa. Además, tiene el acierto de usar la cámara subjetiva para adentrarnos en el rodaje de algunos de los clips más célebres del cuarteto. Como muestran los trailers, también podemos ver parte de la legendaria actuación de Live Aid (13 de julio de 1985), desde una perspectiva más íntima.

Los melómanos disfrutarán ciertos detalles muy bien recreados, pese a las licencias de la trama respecto a la historia de Queen. En ese sentido, es una película correcta, con notable trabajo de época y que emociona, pero que presenta a un Freddie Mercury que no incomoda, no genera rupturas y es fácilmente digerible. Es un proyecto que trata más de la celebración de un mito, que de una aproximación novedosa hacia él. Un Freddie que parece sacado de una película de Disney.

Ficha Técnica

Bohemian Rhapsody

Director: Bryan Singer

País: Reino Unido/Estados Unidos

Duración: 134 minutos

Guión: Justin Haythe y Anthony McCarten

Elenco: Rami Malek, Gwilym Lee, Ben Hardy, Joseph Mazzello, Lucy Bonyton, Allen Leech, Aidan Gillen, Aaron McCusker.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s