The Sha La Das: una refrescante brisa de soul

“Love in the wind”, el primer disco del cuarteto familiar liderado por Bill Shalada es una placa que desarrolla voces estilo doo woop, pero con ciertas búsquedas sonoras interesantes. 

Por Felipe Retamal Navarro

SLD_BW_Justin_Borucki (1)

Siempre es un agrado escuchar propuestas que suenan frescas por su capacidad de articular sonidos de forma coherente. Eso es lo que desarrolla el cuarteto The Sha La Das en su álbum debut Love in the wind editado por la discográfica Daptone Records. Se trata de una placa que toma voces estilo doo woop y las desarrolla en lenguaje r&B, pero con ciertos toques de exploración sonora.

Si bien a primera escucha es un álbum de sonido retro y muy orgánico (una marca del sello Daptone), hay ciertos detalles que le hacen interesante. Por ejemplo, la sección del solo de guitarra en la canción “Open my eyes” que abre el álbum, remite a la psicodelia por sus sonidos en reversa que combinan con el efecto de tremolo de la guitarra eléctrica. Así como también los sonidos saturados en “Summer brize” que emulan el sonido de una soleada playa en verano. Es decir, más allá de los guiños al género, el álbum ofrece ciertos momentos de exploración sonora que no suenan disruptivos ni rompen la continuidad de la música.

The Sha La Das son un cuarteto familiar liderado por el padre, Bill Schalada, y sus hijos Bill, Paul y Carmine, quienes han sido músicos de apoyo para Charles Bradley (de hecho, ellos grabaron las voces de fondo en el disco “Victim of love” de Bradley). Desde pequeños, los Schalada aprendieron a cantar armonías bajo la dirección de Bill quien en los 60’s participó en bandas de r&b. Es decir, el contacto con la fuente es directo. Sus voces se oyen limpias y envolventes, capaces de realizar armonías que funcionan como una capa de sonido que aporta color a las canciones, como en “Those years are over”.

Las canciones no siempre siguen la lógica verso/coro de forma lineal, sino que a veces juegan con ciertos trucos del género, como poner estribillos al comienzo y luego desarrollar las partes, como en la canción “Okay my love”. Una técnica de viejo cuño (“She loves you” de los Beatles es el ejemplo clásico) pero que bien empleada, funciona muy bien.

En tiempos en que el pop ofrece sonidos que se orientan a generar excitación hacia el oyente, este tipo de propuestas se plantan como una alternativa que rescata la nobleza del sonido de la voz humana, los instrumentos y el lenguaje de una época que sigue presente como referencia para los músicos actuales.

Love in the wind tiene 11 canciones y fue producido por Thomas Brenneck, quien estuvo a cargo de varios discos del catálogo de Daptone (Sharon Jones, & The Dap Kings, Charles Bradley, etc). Además, fue guitarrista de la banda de apoyo de Amy Winehouse. Esa mano se nota, pues aporta coherencia, pericia técnica e inquietud sonora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s