La brutal Diamela

La nueva premio nacional de literatura es un escritora que desarrolló temas de género, poder y sexualidad. 

Por Vale Capilla

Diamela Eltit

“Todo es peligroso, nada es inocente.
Michel Foucault.

En esta oportunidad destacamos la fecha recién pasada: el día viernes 28 de septiembre como un hito histórico para el mundo de las Letras y las Artes. Nada menos ni nada más, ha sido condecorada una gran escritora contemporánea: Diamela Eltit. En este 2018 que ha sido tachado por la prensa como feminista, una de las impulsoras de las temáticas de género y de poder desde la época de la dictadura, ha sido condecorada con el Premio Nacional de Literatura por parte del Ministerio de las Culturas, Las Artes y el Patrimonio.

Desde ese punto de vista, podemos decir sí, este año tiene una fuerza femenina. Hoy se reconoce el trabajo literario de una académica que se atrevió a escribir temerariamente en una época de censuras. La integrante del grupo CADA (Colectivo de Acciones de Arte) fue capaz de irrumpir en la escena literaria con una narrativa temeraria y bestial, donde ciertos temas no salían tan fácil a la luz pública. En ese sentido, la novelista fue capaz de materializar en sus escritos problemáticas como: la sexualidad, el autoritarismo, lo cotidiano, el cuerpo, la marginalidad y la otredad.

Algunas obras literarias que resaltan en el mundo creativo son: Lumpérica (1983), Vaca sagrada (1991), Los Vigilantes (1994), Jamás el fuego nunca (2007), Fuerzas Especiales (2013) y Sumar (2018).

En general, los escritos de Eltit se apoderan del imaginario del lector, a través de un lenguaje feroz, que se configura como un discurso múltiple y contradictorio, en algunos casos. Muchas veces, resulta envolvente la locución de la escritora que se ramifica en el devenir de sus relatos.

En conclusión, las novelas de la nueva premio nacional se propagan de forma peligrosa en diversas voces, ejecutando un idioma fragmentario y subversivo, inaudible al razonamiento individual. Las voces en su ficción, se vuelven atrayentes y adictivas para el lector.

Querida Diamela, como tú dices: “Mi premio es escribir”. Para nosotros como lectores, nuestro triunfo es deleitarnos con tus escritos y ser testigos de esquizoides representaciones literarias. En ese sentido, siempre Diamela es brutal y jamás, inocente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s