El viaje musical de Kahli

La banda porteña acaba de estrenar su segundo EP con una interesante propuesta poco escuchada por estos lados. Mezcla rock, psicodelia y música de la India.

Por Pablo Retamal Navarro.

KahliWEB

La banda Kahli , oriunda de Valparaíso, acaba de estrenar su segundo EP titulado La Nave de Kahli. La placa es un ejercicio muy interesante, pues ofrece una experiencia sonora que pocas veces se tiene la oportunidad de oír.

El registro nos permite escuchar una mezcla entre rock, psicodelia y música de la India. Para esto, el trío formado por Carolina Aparici, Sebastián Cárcamo y Gonzalo Navarro utilizan sintetizador, cigar box guitar (un instrumento que le viene muy bien al rock, pero que pocos lo usan) y batería respectivamente. La voz es de Aparici.

Las canciones tienen una mezcla entre estructuras de música rock occidental más los fraseos muy reconocibles de la India. Esto hace que tenga cierta relación con el rock progresivo y psicodélico, pues se usan notas largas y la magia es que todo calza perfecto. Nada suena forzado. Es un EP que se escucha de manera fluída, a veces el oyente no se da cuenta cuando se pasa a otra canción.

Es un disco que rompe el formato canción con largas partes instrumentales y en ocasiones, la voz toma la tradición india de la reiteración. Es decir, es como si la cantante estuviese repitiendo un mantra buscando conectarse consigo misma (y con el oyente), lo cual es la técnica básica de la meditación trascendental. Vendría siendo un mantra cantado.

Evidentemente, es un trabajo que los melómanos sin duda van a disfrutar, pero que pone en tensión al sonido pop que suena en las radios. Sin embargo, esto es una ventaja porque contradice una de las verdades que se ha intentado imponer desde la industria: que el rock está muriendo en manos de los sobrevalorados estilos pop y urbano. ¿Cómo va a estar muerto el rock, si es el único género musical donde tiene espacio la experimentación, el buscar romper moldes, el ir más allá? El rock, por definición es rompimiento, y este disco lo lleva a su punto más alejado.

El pop y lo urbano solo repiten una y otra vez los mismos patrones, acá, hay una muestra sólida, contundente y bien trabajada de que el rock se hace preguntas, cuestiona, y no busca repetir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s