Desertar hacia lo Vegetal

La obra Estado vegetal, en cartelera hasta este sábado 8 de septiembre, es una propuesta dramatúrgica y escénica donde la identidad humana queda hecha trizas sobre el escenario, precipitada hacia los devenires.

Por Vale Capilla
EstadoVegetalWEB
Foto: Isabel Ortiz

No es fácil ser libre: huir de la peste, organizar encuentros, aumentar la capacidad de actuación, afectarse de alegría, multiplicar los afectos que expresan o desarrollan un máximo de afirmación.” Gilles Deleuze.

Primera imagen de la tarde: la sala repleta en el Teatro UC. Todos vienen a ver la obra Estado vegetal.  Al poco andar del montaje, el público se comienza a inquietar y en el olvido quedan las risas iniciales provocadas por la actriz. Luego, muchos asistentes se aburren y empiezan a retirarse de la sala.

A pesar de los efectos producidos en la audiencia, la intrépida obra continúa. En escena, brilla la actuación de la única intérprete Marcela Salinas, bajo la dramaturgia y la dirección Manuela Infante. Con un atractivo desplante, el monólogo de Salinas logra seducir al público, mostrando con un deslumbrante histrionismo la historia de un motociclista que choca con árbol en plena vía pública.

En primer lugar, el conflicto dramático presentado por Infante evidencia el agenciamiento de varios discursos, delatando una polifonía inédita y así, encarnando un relato abierto. En cada representación, la artista Salinas rompe con la idea de personaje unívoco para abrir el juego teatral hacia las multiplicidades, lo cual genera un sinfín de sensaciones y percepciones a la audiencia.

En segundo lugar, el trabajo de Manuela Infante se apodera del escenario respecto a una puesta escena dinámica y zigzagueante, cuya lucidez radica en el despojo del antropocentrismo como foco de creación dramatúrgica y teatral, manifestando el interés y la intención de mostrar otras formas de vida (vegetal) y la denuncia de la sobrevaloración de la vida humana. Además, la obra plantea cuestionamientos sobre la construcción de la realidad y el estado de las cosas, respecto a la significación que pueden adquirir según el contexto.

En conclusión, Estado Vegetal es una propuesta dramatúrgica y escénica donde la identidad humana queda hecha trizas sobre el escenario, precipitada hacia los devenires. Combatida para romper con el individuo. En una palabra Desertar. Desertar es decir, negarse a lo que aún haya de humano en nosotros.

La obra se mantendrá en cartelera hasta este sábado 8 de septiembre, en funciones los días miércoles a sábados, a las 20:00 horas en el Teatro UC (Jorge Washington 26, Plaza Ñuñoa, Santiago).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s