Algo de antes y algo de hoy: Romeo y Julián

A partir de un lenguaje pop, la obra aborda temas como el amor, el miedo y la relación con la diversidad.

Por Molly Piffaut Fontboté

ROMEO Y JULIAN

Por segundo año consecutivo, tras un rotundo éxito de salas llenas y buenos comentarios, la compañía Legión Escénica volverá a presentar la obra “Romeo y Julián” en el Teatro Camilo Henríquez durante todo mayo. Escrita y dirigida por Carlo Urra, el montaje cuenta con un joven elenco de profesionales en donde figuran los nombres de Nicolás Rojas, Pancho Dañobeitía, Mariana Di Girólamo, Elías Arancibia, Sebastián Ayala Alveal, José Antonio Raffo, Ezzio De Bernardi, Karla Guettner, Fernanda Toledo, Manuela Moreno, Carolina Bazán y Chalo Burgos Ortega.

Basada en los hitos de la icónica tragedia clásica de Shakespeare (1597), en “Romeo y Julian” encontramos una renovación contemporánea de la historia que, a palabras del director, utiliza “elementos pop”, para familiarizarse con la audiencia, es decir, elementos conocidos (música electrónica, figuras públicas del hoy, etc.), con el fin de entregar un mensaje amigable, pero por sobre todo puro y sin intervención de terceros a través del teatro, el cual parece ser uno de los pocos canales comunicativos independientes de influencias ajenas. Lo que se aprecia en el escenario, es el discurso original del autor.

En esta dramática historia, que transcurre en los núcleos familiares y amistosos de los alumnos del colegio particular Verona, los personajes son extremadamente sensibles. Se tocan temas como el amor, el odio, la rabia y el miedo. Sobre este esta última emoción hay una bifurcación: se evidencia el miedo a lo desconocido, como mencionan en la obra, el miedo a los distintos por parte de la sociedad, pero se refuerza el sentimiento del amor en dos jóvenes que no están dispuestos a temer ni a su familia ni a la muerte para lograr su unidad en alma y cuerpo. Romeo identifica el problema tempranamente: “el contrario del amor no es el odio. Es el miedo”.

Y de hecho eso es lo que logra la pieza gracias a la gran adaptación de su lenguaje. No es demasiado complicada la trama como para dejar de sentir intensamente junto a los protagonistas. No hay demasiado que razonar. Lo fundamental está en la empatía que busca generar el argumento. El bullyng y la violencia contra lo distinto son los principales componentes que con sutil crudeza reflejan nuestro (supuesto) orden social. En ese sentido, es curioso que Nicolás Rojas, uno de los actores protagonistas, a quien golpean en la misma obra e intentan masacrar con un bate después, haya interpretado hace unos años atrás en la serie de TVN a Daniel Zamudio, el joven que inspiró una ley antidiscriminación en nuestro país tras un ataque homofóbico donde también fue golpeado hasta la muerte.

El diseño de vestuario de la obra, confeccionado por Jota Gallardo es muy notable. Es de hecho, de las cosas más notorias a nivel técnico, dado que la puesta en escena carece de escenografía. Las vestimentas, contemporáneas, hermosas, muy simples en algunos personajes y muy intrépidas en otros, se ajustan a la perfección entre su función útil y el estilo popular la pieza quiere mostrar. El punto cúlmine de su exhibición ocurre en la bellísima escena de fiesta adolescente, en donde el energético ritmo de la música electrónica y la efervescencia de las hormonas juveniles se unen para sacar a relucir los extravagantes trajes bajo una luz fluorescente que exhibe sus tonos a través del movimiento de una coreografía a la que incluso apetece unirse.

La lucha por erradicar la intolerancia es una cosa que aún perdura y es importante mostrar. El respeto es un valor que en nuestra tierra, aún tiene mucho camino por delante; sin embargo, las nuevas generaciones le están dando un vuelco a la idiosincrasia chilena. Fundiendo cosas del pasado y del presente, Romeo y Julián, una creación conmovedora, nos da un recorrido por el apasionante poder del amor y con razones justificadas, nos amarga el sabor de la boca al mismo tiempo. Las cosas están cambiando, y esta obra se ocupa de mostrarlo

Datos

“Romeo & Julián”

Dramaturgia y puesta en escena: Carlo Urra

Producción: Camila Díaz/Carlo Urra

Vestuario: Jota Gallardo

Universo sonoro: Damián Noguera

Elenco:Nicolás Rojas, Pancho Dañobeitía, Mariana Di Girólamo, Elías Arancibia, Sebastián Ayala Alveal, José Antonio Raffo, Ezzio De Bernardi, Karla Guettner, Fernanda Toledo, Manuela Moreno, Carolina Bazán y Chalo Burgos Ortega.

Temporada: 2 al 26 de mayo, teatro Camilo Henríquez (Hermanos Amunátegui 31, Santiago)

Miércoles a sábado, 20:00 horas

Precios:

Estudiantes $ 5.000

General $10.000

Miércoles Popular $ 5.000

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s