ANMLS: Grabar y tocar, grabar y tocar

La banda de punk nacional estrenó hace poco su álbum debut con la edición conjunta de Slovenly y Algorecords. Su sonido es crudo, las canciones directas y ellos la tienen clara. Han llegado para quedarse.

Por Pablo Retamal Navarro.
Fotos por Pablo Retamal Navarro y Andie Borie.
ANMLS2

Es una tarde soleada en las dependencias del sello Algorecords. En una de las salas de ensayo nos reciben tres de los cuatro integrantes que componen el grupo ANMLS (se pronuncia Animales). Están Pablo Rivera (bajo, voz), Pato Cena (guitarra, voz) y Matías Chichi Peralta (batería). Roberto Gato Canales (guitarra, voz) se ausenta, pues prepara sus cosas para el show que darán más tarde en el patio de la casa.

Queremos hablar de su disco debut homónimo, que es de los mejores trabajos musicales que se ha escuchado durante 2018 y tiene el mérito de revitalizar a la escena rock nacional. Es punk vieja escuela, directo, al callo, de canciones cortas, ruidoso y crudo, sin concesiones, pero ¿esa fue siempre la intención o fue saliendo en el camino?

Sí, claro, hay una intención de que los temas sean cortos –asegura Pato Cena–. Es muy bakán eso de ANMLS que la búsqueda musical vaya en un impacto más que en un estado, ¿cachai? Como que la canción es así y decimos ‘hasta aquí, chao’, y se acaba, no tenís que alargar más las canciones, salvo en Mierda, que ‘la gente come mierda’, hay que comerse esa weá”.

Pablo Rivera agrega: “Todos insistimos en cortarlo lo antes posible porque tampoco nos gusta sobreproducir las cosas. Con ANMLS eso lo respetamos orgánicamente, y eso hace que las canciones sean así, cortas, con gritos, rabia”.

Con la idea de hacer canciones en esa cuerda es que nació el cuarteto. Primero como un proyecto garage rock entre Pato y Gato y luego con la unión de Pablo y Chichi que tenían ganas de armar algo más punk. “Pasó que un día nos juntamos, sacamos como tres temas y se armó la banda al tiro”, cuenta Pato.

Un ejercicio de improvisación

Con el conjunto ya formado, comenzaron los ensayos, y es ahí cuando nacieron los nueve temas que forman parte del largaduración. “La composición siempre fue en la sala de ensayo. Por ejemplo, con el Gato teníamos un par de temas, y el Chichi llegó, los ordenó y les puso letras, por ejemplo ‘Himno’, y así fue. Se dio todo muy natural”, cuenta Pato.

Sí, escribí algunas letras –reconoce Chichi– pero hay otras que ha escrito el Pato, otras el Pablo, el Gato. Ha sido un trabajo colectivo”.

A la hora de escribir las letras tampoco se dieron muchas vueltas. Recurrieron a lo que han popularizado los MC en el rap: soltar letras junto a la música. “Yo no hago hip hop, pero debe ser parecido el proceso, como de soltar algo que invoque a través de un riff, va por ahí. Ahí en sala de ensayo ahí alguien va recitando, generalmente Patito es MC Pato”, cuenta Pablo.

Yo puedo tirar una letra que en el momento, nada, pero con el paso de los días vai escuchando el demo que hiciste y pensai ‘Puta, esta letra tiene un sentido, por algo dije esto y no otra cosa’. Van así, improvisando, salvo en un par que están más pensadas (No nos ven, Pacos). Es como un ejercicio de rap”, sentencia Pato.

ANMLS1

Apretar REC y listo

La grabación corrió por parte de la dupla de productores Ismael Palma y Hernán Godas en su Estudio Par. Fue un proceso muy corto, porque el cuarteto ya tenía muy claro qué es lo que quería.

Llegamos ensayados, y en tres horas habíamos microfoneado la batería y grabado los temas”, cuenta Pato. Además registraron un tema acústico que no aparece en el álbum.

La dupla productora propuso una mezcla grande y espaciosa, donde todo se entendía. Sin embargo, los masters del elepé –hechos por Tim Warren- quedaron sonando más crudos y más “apretados”, debido a la naturaleza misma de las canciones. “En términos musicales y de grabación estábamos claros que la weá era punk, no había mucho más que hacer que apretar REC y chao”, dice Cena.

Un sello preocupado

Una vez terminado el largaduración, el siguiente paso era buscar una casa disquera que quisiera editarlo. El sueño del grupo era llegar al label estadounidense Slovenly Recordings, especializado en trabajar sonidos garage, punk, hard rock. Para ello, se contactaron con Álvaro Gómez, uno de los fundadores de Algorecords, sello nacional que tiene una relación de hermandad con Slovenly.

Gómez escuchó el disco, le gustó, y lo mostró a Pete Menchetti –mandamás de Slovenly- quien se motivó y decidió sacarlo. Así, nació la idea de una unión entre Algorecords y Slovenly para editar el trabajo de ANMLS en formatos CD y vinilo 12”.

Fue una buena noticia. Nunca he tenido un horizonte en que con tu primer disco te pesquen tanto, la raja que se hayan entusiasmado”, asegura Chichi.

Para el conjunto, la faena de Slovelny y Algorecords ha resultado muy provechosa, porque ha ido más allá de solo editar música. “No me ha tocado, pero he visto sellos donde editar es mero trámite ‘mándame la portada no más’, pero estos weones (Algo/Slovenly) te mandan comentarios, editan fotos, te envían ideas. Ese nivel de involucrarse en la weá, ahí decis ‘puta, de verdad les gustó’”, comenta Pablo.

Acá estamos ensayando en la casa del sello, qué mejor ejemplo que eso”, agrega Chichi.

¿Y qué se viene ahora, cabros?

La respuesta fue casi al unísono: “Tocar el disco imparablemente. Se viene disco para el otro año. Grabar y tocar, grabar y tocar, grabar y tocar…”.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s