El ruiseñor y la rosa: cuando el primer libro nunca se olvida

En el marco del Día Mundial del Libro, analizamos una de las obras célebres de Óscar Wilde.

Por Vale Capilla.

RuiseñoryRosa

Hoy es un día muy especial, es el esperado y celebrado día mundial del libro. En este importantísimo día se conmemoran los decesos de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y Garcilaso de la Vega. En cada rincón del mundo se festeja el día 23 de abril con diferentes ferias literarias, exposiciones, ofertas, disfraces, recitaciones, obras de teatro, entre otras actividades. Con tal de reconocer el valor de la escritura en nuestra cultura.

Como sabemos cada obra literaria es un mundo que a través del lenguaje se configura en nuestra imaginación y a cada paso, de la lectura va acrecentándose el deseo de seguir avanzando en las páginas. Como lectores nos enredamos en un laberinto de palabras, navegando intrépidamente a merced de la pluma de un escritor.

En este día quiero recordar mi primer amor en la literatura, como el primer amor nunca se olvida, me pareció necesario hacer un breve homenaje. En este caso, mi entrañable libro es El ruiseñor y la rosa de Oscar Wilde. La historia trata de que un joven estudiante que necesita una rosa roja para conseguir el amor. Para lograr este objetivo, es asistido por el ruiseñor quién está dispuesto a sacrificar su vida para obtener la rosa roja, pues debe apoyar su pecho en el rosal para teñir una rosa blanca con su sangre, mientras canta durante toda la noche. Luego del sacrificio, el joven estudiante le obsequia la rosa roja a su amada, pero inesperadamente ella desprecia su regalo, señalando que las flores no valen nada frente a las joyas que le regaló otro pretendiente.

De esta manera, el autor presenta las extrañezas del amor, ya que muestra cómo un joven estudiante cree que con su astucia romántica podrá conquistar a dicha joven. Además, el escritor realza la frivolidad como una característica predominante en la naturaleza humana mediante la reacción de la joven frente al regalo, contrastando esta actitud con el sublime sacrificio que realiza el ruiseñor.

En general, los relatos del Wilde tienden a construir una red de paradojas, donde los personajes actúan de manera insólita y casi infantil, pero sutilmente manifiestan la crueldad humana. El modo cautivante del escritor se ha perpetuado en la historia de la literatura, como un clásico que no deja de sorprender a los lectores.

Cabe señalar que no sólo las historias de este afamado escritor han trascendido en la literatura, sino también algunos episodios de su vertiginosa vida. Varios escándalos se han tejido sobre la figura del artista, pues su carácter excéntrico y superficial no pasaron inadvertidos en la sociedad victoriana. Incluso el autor de El retrato de Dorian Gray fue acusado de sodomita y años más tarde, encarcelado.

Finalmente, la elegancia narrativa que propone Oscar Wilde en sus relatos hace que cualquier lector realice, tal como el ruiseñor cualquier sacrificio, con tal de teñir su corazón con la belleza de su pluma. A veces, la muerte es un buen precio.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s