Algunas pistas del universo Bolaño

En la obra del escritor chileno, fallecido en 2003, varios de sus personajes eran escritores o poetas, y es desafío del lector desmarañar los nudos con que se cruzan una y otra vez. Dos ejemplos de eso se encuentran en La literatura nazi en América y en 2666.

Por Seba Cano.

Roberto-bolaño

La obra de Roberto Bolaño constituye por estos días una de las demandas más sostenidas por parte de los lectores en el mundo. En su fulminante vida, elaboró un universo literario con sus propios pilares, redes y conexiones. Hoy, las pistas e hilos que desenmarañan este universo están difuminadas a través de las miles de paginas que lo componen.

Uno de los tópicos capitales son los escritores. Así, el santiaguino ideó a muchos escritores ficticios con bastas obras en sus haberes. Su tercer libro publicado La literatura Nazi en América, es un atlas literario. En el se describe exhaustivamente las vidas y obras de escritores simpatizantes de la ultraderecha nazi en el continente.

Dentro de todos los escritores ficticios ideados en su obra, sin dudas quien llama mi atención entre todos es “Benno von Archimboldi”.

Si bien, Bolaño dedica el último libro de 2666 a relatar la vida de Archimboldi. Es posible encontrar a Archimboldi mencionado en otros textos como Los sinsabores del verdadero policía o Los detectives salvajes. Es sin embargo en 2666 donde este personaje encarna su verdadera esencia.

Nacido en la costa báltica de Prusia, al norte de Alemania, Archimboldi recoge todos los elementos de un escritor admirable. De su vida personal nada se conoce, exceptuando a sus editores, nadie ha hablado jamás con él, ni mucho menos se conoce su paradero. Introducido en el primer libro de 2666, Archimboldi es presentado como un escritor mítico.

Con todo, podemos afirmar que Bolaño construía sus historias a través de distintos relatos narrados por los personajes confluyentes en ella. Son ellos quienes de manera intima dan sus versiones de los hechos, para dejar al lector unir las conclusiones.

Somos nosotros los llamados a desenredar estos nudos tendidos por el escritor, no es mi intención desenmarañarlos por completo en este escrito, yo dejo ante ustedes compañeras y compañeros lectores un par de pistas, unos naipes sobre la mesa de discusión literaria, para ser complementados, aprobados o refutados. Puesto si algo he aprendido leyendo a Bolaño es que el verdadero detective es el lector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s