Soy fan de Monserrat Bustamante

¿Cómo cambiaron Rojo y Mon Laferte la vida de una niña en Costa Rica?

Por Verónica Jiménez Arguedas

mon-laferte

Estamos en el 2002. Yo estoy en cuarto grado de primaria y tengo 10 años. Mi mamá usaba en aquel entonces las tardes para planchar ropa y yo la acompañaba, desde que era chiquitita.

Aquí hay que hacer un paréntesis importante. En mi casa, el televisor es el quinto miembro de la familia. Es vital, lo amamos y construimos alrededor de él. Yo soy una hija de la televisión.

Ahora sí. Estamos en San José de Costa Rica y es el 2002. Mami busca algo que ver en la televisión mientras plancha. Como familia urbana de clase media que somos, tenemos acceso al cable. Casi de últimos en la lista, están los canales internacionales: TVE (donde veíamos el ‘Grand Prix de Verano’), Telefe (donde yo veía ‘Cebollitas’ y ‘Mi familia es un dibujo’) y TVN.

Segundo paréntesis importante. En Costa Rica, la industria de la televisión se ha desarrollado muy lentamente. Lento, lento, lento. Muy lento. Lento de querer morirse. Así que fuera de los noticieros, las opciones en la televisión nacional eran pocas. Entonces en Costa Rica solíamos consumir muchos enlatados o -cuando había acceso- canales extranjeros. Especialmente y sobre todo, de México pero también de otras industrias latinoamericanas como Argentina y en menor cantidad Chile.

Ok, regresamos. Tengo 10 años y mi mamá se topa con un presentador guapo en el canal chileno. Le dicen el tío conductor. Hay un grupo de cantantes y bailarines y unos jueces en un balcón y una premisa sencilla: un concurso de talentos. Lo dejamos.

Era la primera generación de Rojo Fama Contrafama. La generación del Nelson Mauri, de la Yamna, de la Maura, del Leandro, de la Dani, de la Valentina (mi favorita ¡viva el rock!). Mami y yo nos enganchamos y hasta el final de Rojo, vimos todas las galas y tratamos de verlo todas las tardes.

La capilla, los chascarros, los pololos. Los dramas y las lágrimas. Con 10 años no lo entendía, pero estaba ingresando al mundo de los realitys, y eso era lo que nos hacía adictas a la serie. Con sus historias, con sus dramas: que el Nelson Mauri se salió del colegio, que María Jimena con el Leandro, que la amistad de la Valentina con Daniela Castillo.

Nos enganchamos y con las tres horas de diferencia que teníamos con Chile veíamos cada gala hasta la madrugada, bajo la protesta de mi papá que tenía 0,0% de interés en un reality chileno.

Seguimos Rojo hasta casi su final, cuando yo estaba a punto de graduarme del colegio e ingresar a la universidad. No mucha gente en Costa Rica veía Rojo así que era una cosa interna, un vínculo entre mi mamá y yo.

Hablábamos del elenco como si fueran nuestros amigos. Nos preocupamos por todos, no nos gustaba que se fueran, eran nuestros conocidos. Recordemos que estamos a inicios de la década y ni hablar de redes sociales, no existían. Así que verlos cada tarde era nuestra cercanía.

Rojo fue, para mí (junto a Gilmore Girls, que de eso podemos hablar otro día) la serie que me acompañó en todo mi crecimiento adolescente. Fue parte de mí.

Adelantemos este casette. Estamos en el 2014 y me han aceptado para un posgrado en la Universidad de Chile. Inmediatamente pienso “para esto he estado entrenando mi idioma chileno todo este tiempo”. Y fue así, en realidad. Llegar a Chile para mí fue un proceso -aunque retador y lleno de miedos- muy natural. Era como si los conociese. No me era ajeno. Sabía sobre las comunas, sabía sobre el Norte y el Sur, sabía algunas palabras, ya había asimilado el acento. Era como si yo hubiese nacido para vivir en Chile y Chile hubiese estado esperándome todo ese tiempo.

Seguimos en el 2014 y ya estoy en clases. Estudio ‘Periodismo Cultural, Crítica y Edición de Libros’ en la Chile y estamos en receso de una de las clases de estudios culturales con el Profesor Ossa. Y es ahí donde a Verónica Jiménez se le ocurre decir en voz alta que lo que más le emociona de Chile es que es el hogar de Rojo Fama Contrafama. Mis compañeros me veían con una mezcla de ternura, burla, asombro y curiosidad por esta costarricense de pelo rojo que fue fanática de la cultura pop de Chile en los años 2000. (Y eso que ni les confesé que Kudai me genera muchísimos sentimientos de amor).

Sé que para algunos chilenos Rojo era medio flaite (polo, como decimos en Costa Rica). Pero mis sentimientos son reales. Viví un año en Chile y he regresado unas dos veces desde entonces y sigo sufriendo porque nunca me he topado a Rafael Araneda (¿Será que está en Las Condes?).

Toda esta historia tiene un punto importante. En la segunda temporada apareció una pelirroja muy graciosa. Era Monserrat Bustamante (cada vez que digo ese nombre pienso en la voz de Jaime Davagnino) y a mí me encantaba. Era divertida, era payasa, hacía reír a todos. Y tenía una voz impresionante.

Hace unos meses el editor de esta revista, mi amigo Felipe, me dijo que si había escuchado a Mon Laferte, yo que era tan fan de Rojo. Le dije que no. Me dijo que antes se llamaba Monserrat Bustamante. Me ilusioné. La busqué, vi sus tatuajes, su estilo y escuché su nueva música y me enamoré.

Era como que Monserrat había crecido, ya no era adolescente y había mutado en este mujerón que hoy conocemos como Mon Laferte. Me veía reflejada en ella. Esta mujer súper latinoamericana de corazón rockero, cubierta de tatuajes old school pero cantando folclor mexicano. Es la Mon post Rojo, y la Vero post Rojo la ama.

En Abril viene la Mon a Costa Rica. Yo no puedo más con la emoción. Pero no por su increíble carrera artística ni por su incomparable voz. Todo eso está muy bien, pero no es lo que más me emociona. Mi mayor emoción es ver, después de tantos años, a una ex Rojo Fama Contrafama en vivo y a todo color.  

Paréntesis final. Ojalá cante ‘Corazón Bandido’ para los verdaderos fans. Estoy bromeando. Bueno no, ojalá la cante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s