The Beatles en la India: el comienzo y el fin de un ciclo

Hace 50 años los Beatles viajaron a Rishikesh en busca de respuestas. Pero el periplo marcó el período final de la banda. Hoy una exposición y un documental recuerdan esos días.

Por Felipe Retamal Navarro

Beatles maharishi

La mañana del viernes 16 de febrero de 1968, George Harrison y John Lennon tomaron un vuelo rumbo a la India. Les acompañaban sus respectivas esposas, Pattie Boyd y Cynthia Powell. La idea era tomar el curso de capacitación para ser maestros en meditación trascendental impartido por el Maharishi Mahesh Yogi. Cuatro días después se sumaron Paul McCartney y Ringo Starr, también con sus parejas: Jane Asher y Maureen Cox.

Por esos días, la carrera de los fab four estaba en un punto de incertidumbre; aún estaba fresco el fracaso de la película “Magical Mistery tour” y la muerte de su manager Brian Epstein les había impulsado a crear su propia empresa llamada Apple, aunque sin mayor experiencia en el rubro comercial. Y poco a poco –especialmente Harrison- comenzaban a distanciarse de las drogas. Por ello buscaban algo diferente.

Los Beatles habían conocido al gurú indio en agosto de 1967 en Londres cuando, a instancias de Harrison, asistieron a una de sus charlas. Luego le siguieron a un seminario en Bangor, Gales, el que abandonaron debido a la repentina muerte de Epstein por sobredosis el 27 de ese mes.  Confundidos y en busca de un rumbo, a fines de ese año decidieron el viaje.

El ashram del Maharishi estaba en Rishikesh, una ciudad en el norte de la India, en las estribaciones de los Himalayas. Fue construido en 1963 y abarcaba 5,6 hectáreas de bosque. La propiedad consistía en seis largos bungalows, cada uno con cinco o seis habitaciones dobles, junto con jardines de flores rojas de hibisco y varios huertos. Además del propio bungalow del Maharishi, había una oficina de correos, una sala de conferencias y una piscina.

La rutina en el lugar resultó bastante sosegada. En The Beatles Anthology, Paul McCartney lo comparó con un campamento de verano: “La comida era vegetariana. Después del desayuno comunitario, volvías a tu chalet, meditabas por un rato, tomabas un poco de almuerzo y luego podía haber una charla o un pequeño evento”.

La calma del entorno, la meditación, la ausencia de presiones de la industria y la convivencia con otros músicos como Donovan o Mike Love (de los Beach Boys) impulsaron la energía creativa de la banda. Entre los cuatro compusieron una cantidad aún no determinada de canciones (no hay acuerdo si fueron 30 o 48), las que se grabaron en discos de los fab: 19 en el White Album (1968) y 2 en Abbey Road (1969).

Otro grupo de 10-11 temas aparecieron en los posteriores discos en solitario de los músicos. Por ejemplo, Junk de McCartney, Circles de Harrison y Jealous guy de Lennon (originalmente llamada Child of nature) fueron compuestas en este período.

En esos días el cantautor escocés Donovan enseñó a John Lennon la técnica de fingerstyle para tocar la guitarra, que luego el beatle usó para componer Julia y Dear Prudence. También compartió algunos secretos con George Harrison: “A él le fascinaron unos patrones de acordes descendentes que estaba tocando y de ahí salió la canción más desgarradora que alguna vez le escuché escribir: While My Guitar Gently Weeps“, contó a Rolling Stone. Harrison repitió la fórmula en canciones como “Something” y “I me mine”.

De la misma forma, el álbum de Donovan The Hurdy Gurdy man (1968) está inspirado en el viaje. Con el tiempo el músico llegó a ser amigo del gurú, incluso incluyó una fotografía de él en la contraportada de su álbum doble A girl to a flower to a garden (1967).

Pese a la calma, los caminos de los Beatles comenzaban a separarse: Ringo Starr, harto de lidiar con la comida local y con los insectos, se devolvió con su esposa a Inglaterra el 1 de marzo. McCartney junto a su pareja hicieron lo propio un par de semanas después.

Por su lado, Harrison y Lennon se quedaron alrededor de seis semanas. Pese a la calma surgían problemas: la relación de John y su esposa Cynthia Powell estaba en una profunda crisis que se arrastraba por casi dos años. Para la pareja el viaje era una oportunidad de mejorar la situación. Sin embargo, no funcionó.

En su libro El auténtico Lennon, Powell relata: “[John] se levantaba temprano y salía de nuestra habitación. Me hablaba muy poco, y después de una semana o dos anunció que quería mudarse a una habitación separada para darse más espacio. Desde entonces, prácticamente me ignoró. Tanto en privado como en público”.

Lo que hacía el compositor de Strawberry fields forever en las mañanas era correr a la oficina de correo a revisar su correspondencia. A menudo recibió cartas de Yoko Ono, a quien había conocido en noviembre de 1966, y por la que comenzaba a sentir una profunda atracción. En la India, su matrimonio con Cynthia acabó por destruirse.

Días después Alexis “Magic Alex” Mardas, un amigo de John que le acompañaba, acusó al Maharishi de comportamiento inadecuado con una de las estudiantes. La acusación nunca se comprobó, pero dio a Lennon y Harrison la oportunidad para romper con el gurú y retirarse del lugar. Según Cynthia Powell: “John se había desencantado, él sentía que el Maharishi estaba demasiado preocupado con el reconocimiento público, las celebridades y el dinero”.

Años después en el libro The Beatles Anthology, Harrison descartó el rumor: “Toda esta mierda fue inventada…todo el lugar estaba lleno de gente escamosa. Algunos de ellos nosotros.”

Como fuera, el acercamiento de los Beatles a la meditación trascendental contribuyó a su conocimiento en la cultura pop. También marcó un punto en su carrera en que se fueron convirtiendo en cuatro personalidades diferentes, lo que acabó siendo un factor que no pudieron manejar. Las tormentosas sesiones del White álbum fueron el primer ejemplo.

Hoy, Rishikesh es conocido por ser un centro de difusión del yoga y ha desarrollado turismo alrededor de ello. El ashram del Maharishi (quien falleció en 2008 y tuvo entre sus seguidores a David Lynch y Clint Eastwood) fue abandonado en la década de los 70’s, pero hoy es un lugar orientado a los turistas.

Los 50 años del viaje también se celebrarán con una exposición llamada Beatles in India en la sala The Beatles Story en Liverpool. La muestra incluye testimonios de gente como Pattie Boyd y su hermana Jenny, además de fotografías inéditas tomadas por Paul Saltzman durante el viaje, quien asimismo está preparando un documental sobre el periplo, aún sin fecha de estreno.

 

Un comentario

  1. […] Las voces de los personajes de los Beatles fueron realizadas por actores, ante el desinterés de la banda por hacer ese trabajo. “Ringo les quedó muy bien, pero la imitación del acento de Liverpool resultó horrible. Es como un americano intentando hablar en cockney”, opina Paul McCartney en el mismo libro de antología. El cuarteto solo participó en el cameo de la escena final, que se filmó el 25 de enero de 1968, pocos días antes del viaje que realizaron a la India (del que puedes leer acá). […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s