Cuando los Beatles rockearon en el techo

Hace 49 años los de Liverpool se subieron a la azotea del edificio de Apple para buscar un buen final para su película. Un momento que acabó siendo parte de la cultura pop.

Por Felipe Retamal Navarro

BEATLES TECHO

Al mediodía del jueves 30 de enero de 1969, la gente que pasaba frente al nº3 de Saville Road quedó sorprendida. Una banda sonaba desde la azotea del edificio. Pronto los curiosos se agolparon en la calle y los edificios aledaños. The Beatles, ofrecían un improvisado concierto de la misma forma en que habían construido su carrera: nunca repetirse, siempre sorprender.

Durante semanas, los de Liverpool habían buscado un final para la película que registraba su proyecto “Get back”. Habían sido semanas duras, incómodas, con sesiones lastimeras y con peleas entre ellos en los fríos estudios de Twickenham, pero cuando se trasladaron al estudio de Apple, la empresa de los fab four, el ambiente mejoró. Por ello era claro que necesitaban algo potente para cerrar el largo y tortuoso proyecto.

Se pensaron varias opciones de locación para el concierto: un anfiteatro griego (¿aló, Pink Floyd?), en un hospital entre enfermos, las pirámides de Egipto con beduinos de público, en un yate con fans. Pero todas estas ideas fueron desechadas, y por lo demás no eran coherentes con el espíritu del disco. La azotea de su empresa fue la escogida.

El frío y ventoso enero londinense hizo que John Lennon pidiera prestado el abrigo de Yoko Ono, mientras que Ringo Starr se vistió con el impermeable rojo de su mujer Maureen Cox. De hecho, al terminar de tocar “Dig a Pony”, Lennon miró a sus compañeros y les dijo: “Gracias hermanos … manos demasiado frías para tocar los acordes”.

Mientras los Beatles junto al tecladista Billy Preston subían los escalones y tomaban posiciones, los técnicos del estudio preparaban algunos detalles: unos envolvieron los micrófonos en pantimedias de mujer para atenuar las ráfagas de viento, mientras el asistente Kevin Harrington se encargó de sostener unas tarjetas con las letras que debía cantar John Lennon (quien siempre tuvo problemas para recordarlas).

Poco después del mediodía comenzaron a tocar. La película “Let it be” muestra una actuación de 21 minutos, pero en rigor duró el doble. En ese lapso de 42 minutos, los fab four tocaron “One After 909”,  dos intentos de “Don´t Let Me Down”, “Dig a Pony” y “I’ve Got a Feeling”, tres versiones de “Get Back” y varias tomas incompletas, incluida una línea de la canción popular irlandesa “Danny Boy”. También intrepretaron un breve fragmento de “I want you (she’s so heavy)”.

El concierto se registró en dos grabadoras de ocho pistas en el sótano de Apple por por George Martin, el ingeniero Glyn Johns y el operador de cintas Alan Parsons. Las pistas se llenaron con lo siguiente: la voz de Paul McCartney, las voces de John Lennon y George Harrison, el órgano de Billy Preston, el bajo de McCartney, una pista de sincronización para el equipo de filmación, la batería de Ringo Starr, la guitarra de Lennon y la guitarra de Harrison.

Tras los reclamos de algunos vecinos y en vista de la aglomeración que se produjo en la calle, la policía londinense ordenó detener el concierto. Fueron los agentes de la cercana Comisaría Central de West End (en el 27 de Saville Road) los que llegaron al edificio y subieron a la azotea justo cuando los Beatles tocaban la tercera versión de “Get back”, tal como se puede ver en la película. Mal Evans, el asistente de la banda intentó retener a los policías, sin éxito.

Más tarde, el ingeniero Glyn Johns –quien participó en discos de Led Zeppelin, The Who, Eric Clapton, Band of Horses, entre otros-  mezcló las grabaciones del concierto en  formato estéreo en los Olympic Studios.

Al día siguiente, los Beatles regresaron a la última sesión del álbum que terminó titulado “Let it be” y registraron algunas tomas de “Two of Us”, “The Long and winding Road” y la canción que dio título al disco. Tras ello, el trabajo finalizó, pero a fines de febrero comenzaron las sesiones del disco “Abbey Road”. Así los Beatles acabaron su carrera, pero dejaron su huella no solo en la música, sino que también en la cultura pop. Y en eso, el concierto en la azotea fue un momento clave.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s