Yajaira entre luces, sombras y reencuentros

Post Tenebras Lux se llama el último disco de la legendaria banda de rock chilena. Conversamos con ellos sobre el proceso de trabajo, su sonido, la producción de Jack Endino y el regreso al sello Algorecords.

Por Pablo Retamal Navarro.
Foto: Mauro Medel Caro.
Foto: Mauro Medel Caro.

Es una tarde calurosa en Santiago, sobre 30 grados. Llegamos a la antigua casona donde se encuentran terminando su ensayo los integrantes de Yajaira. Christian MacDonald, el baterista, es quien nos recibe y nos introduce al resto del grupo, que en estos momentos es un trío conformado además por Miguel Montenegro (voz y bajo) y Sam Maquieira (guitarras).

No es la primera ocasión que la banda se encuentra bajo este formato. “Esta es la tercera vez que volvimos a la formación de trío, entonces no es algo desconocido y nos simplifica harto la pega en verdad. Fluye harto, le da crudeza, y nos gusta que suene así, natural”, cuenta Miguel.

El trabajo fluido y sin apuro es una de las marcas de la banda; de esa forma nacieron los nueve temas que componen su nuevo álbum Post Tenebras Lux (Después de la oscuridad, la luz; en latín). “Sabís que nosotros funcionamos en los ensayos, siempre. Ensayos, se presentan ideas, vamos juntando riffs, mirándonos…”, dice el bajista.

Onda, el Sam con la guitarra toca algo, yo tiro un ritmo, así jammeando, sin compromiso. De repente, ¡oh está bueno eso, repitámoslo! Y así nos vamos por un tubo”, añade Christian.

Otras bandas trabajan de otra manera, se mandan mails con los riffs, nosotros los tres en círculo no más, a la vieja usanza, y ahí funciona, y no hay otra fórmula más que eso. Así nos enfrentamos a todos los discos, no nos predestinamos tampoco un tema o un objetivo, sino que es lo que creamos en este período de tiempo, desde que volvimos al trío, y vaciarlo en ese formato, sea digital, vinilo, cd, casette. ¡Pam! Listo”, dice Montenegro.

Un relajado Sam Maquieira, mientras se arruma en el sillón, lo resume: “A lo vieja escuela…”.

La calma se da no solo en el momento mismo de componer, sino también de no tener apuro alguno en sacar material. Para Yajaira no existe la presión de tener que sacar un disco al año: pueden perfectamente ir acumulando creaciones para grabarlas al final.

En el disco hay canciones que se empezaron a crear hace dos años, riffs, cosas e improvisaciones que salieron en el estudio, entonces tiene todo ese tiempo. Canciones pasadas, del medio e improvisaciones en el estudio”, cuenta Christian. “Incluso –agrega Miguel- rescatamos una canción de hace veinte años atrás, del primer demo de Yajaira. Es un tema instrumental, ni siquiera le pusimos nombre, le decíamos ‘el rockanrol’. Lo rescatamos, le pusimos letra y lo agregamos al disco, y salió bien”. La canción se titula Ojos sin expresión.

No sé si alguno de ustedes sabía que esa frase –Post Tenebras Lux- era el lema del primer escudo nacional.

Miguel: Sí, poh, de la Patria Vieja, pero no tiene nada que ver con weás de política el nombre, es solamente que nos gustó. Nos gustaron las palabras, lo que significan.

Foto: Mauro Medel Caro.
Foto: Mauro Medel Caro.

El viejo Jack

El álbum Post Tenebras Lux fue producido por Jack Endino. Sí. El mismo detrás de Soundgarden, Nirvana, Mudhoney y que también ha grabado a bandas chilenas (Wild Parade, The Ganjas, Adelaida e Icarus Gasoline). Todo en el Estudio Lautaro, de Pablo Giadach (Casino, The Ganjas).

La posibilidad de trabajar con el productor estadounidense se dio de manera muy casual. “Él andaba por este lado. No vino especialmente a grabarnos a nosotros, el vino a hacer otras cosas acá y ahí nos cruzamos, y yo creo que más que nada lo hizo porque le interesó la banda, por lo menos eso fue lo que nos dijo, que pa el fue bakan trabajar con nosotros. Se tomó el tiempo, le dio dedicación especial, le gustó harto la propuesta, la encontró interesante. No sé, el viejo debe cachar 150 mil bandas y que te diga eso, increíble”, cuenta un emocionado Miguel.

Tres días duró la sesión con Endino. “Lo que pasó fue que grabamos los primeros cinco tracks, por decírtelo de alguna manera, con Endino, después él se tuvo que ir. Eso fue en el verano. Después seguimos afinando los temas que faltaban para completar el disco, luego, en pleno invierno grabamos la otra parte con Pablo, y toda la sesión después la mezcló Jack allá en su estudio”, cuenta Sam.

La mezcla es súper certera, súper precisa. Nada está más allá ni más acá. Tiene su fórmula el Jack  -dice Miguel- hubo una comunicación súper musical, más allá de la barrera idiomática, porque nosotros no hablamos inglés, pero la música transmitió todo”.

Es tan así que en el disco no se nota que fue grabado a dos manos, suena muy uniforme.

Volver donde los amigos

Yajaira edita este nuevo disco con el sello Algorecords, con quienes ya habían editado un álbum (Desolazión, 2005). La amistad fue un factor clave para volver a trabajar con los hermanos Gómez. “Cabros de Copiapó, buena onda. Los Guiso, ufff, yo los conozco desde que llegaron a Santiago, iban a las tocatas de nosotros a La Batuta”, cuenta Miguel.

Sí, fue como: ‘tenemos nuevo disco weón, si les interesa. Puta sí, obvio, bienvenidos de vuelta’”, explica Sam. Esto permitió que el álbum ya se encuentre disponible en formato CD. También saldrá en vinilo durante los primeros días de abril 2018, vía Vinilos Álvaro (VA).

Por Pablo Retamal Navarro
Fotos por Mauro Medel Caro

 

 

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s