El Radicales

theclinic

Oiga, mi amigo Mañungo Pérez me invitó a ver el partido de Chile, “Vamos al Radicales”, me dijo. Inmediatamente computé: “Es el antiguo Bar The Clinic”.

Partimos. Ese edificio antiguo le da un aire sofisticado al lugar, pero a la vez muy republicano. Fue la primera sede del Partido Radical (la actual está en calle Londres), ya me imagino que Don Tinto debió hablarle al pueblo desde el balcón, justo en la esquina de Monjitas con Miraflores.

Mire, un clásico de este local son los sánguches, todos vienen con papas fritas y así le ponemos weno. Mañungo pide un Barros Luco, yo, lo sigo. Grandes, cototos, contudentes. Como se lo he dicho antes, sánguche grande es sánguche bueno.

Otro imperdible son los tragos preparados. Los terremotos son buenos y cabezones, como deben ser, y en general tienen buenos nombres. Un impedrible es el “Déjame tranquilo weona loca“. Los ingredientes son wenos, no le van a dar ron SIlver ó pisco La Serena.

Las paredes del local lo invitan a reir, al humor político bien hecho. Riéndose de los fachos, pero también de los oportunistas del Red Set. Lo hace pensar.

Me gusta el formato del Menú (choreable), es como si fuese una revista. Trae interesantes artículos, ideales para cuando uno va solo, ó para pasar las penas del fútbol. Lástima que como los paraguayos nos ganaron, y eso que no jugaban ni Roberto Cabañas ni Julio César Romero, esos eran wenos. Que vuelva Caszely.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s