La tele es de los 90′: Viva el lunes

vivs el lunes

Si hubo un estelar que resumió una época, ese fue “Viva el lunes”. El programa de Canal 13 emitió capítulos en que se mezclaba humor, conversación, glamour y famosísimos invitados internacionales. Todo ello en medio de la época de bonanza del Chile noventero de los TLC’s, los viajes de Frei, el Tv cable y los goles de la dupla Za-Sa.

Aunque en la TV chilena ya existían programas de conversación, “Viva el lunes” -emitido por primera vez en octubre de 1995- tuvo la gracia de llevar el formato un paso más allá. Muy en línea con el optimismo del país desde la segunda mitad de la década, el programa apelaba al exceso.

Por ejemplo, la presentación de los invitados era individual y podía extenderse fácilmente más de media hora. Además, entre los invitados siempre habían excéntricos como magos, famosos de turno o sujetos con habilidades poco comunes como el legendario políglota que protagonizó un chasco memorable. Esas decisiones evidencian las ganas de sorprender, apelar a la emoción directa, impactar a la audiencia. Esta premiaba con ratings que en ocasiones sobrepasaron los 60 puntos.

Ello explica el presupuesto destinado a llevar figuras internacionales. Por el programa pasaron gente como Anthony Quinn, Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Diego Armando Maradona, Ricky Martin, Miguel Bosé, Julio Iglesias, el mago David Copperfield, Jean Claude Van Damme, entre varios otros. Y varios protagonizaron momentos hilarantes, por ejemplo, cuando Maradona bailó tango con Cecilia Bolocco, o cuando Kike Morandé intentó recrear el baile de la película “Zorba el griego” junto a Anthony Quinn.

El trio de animadores era parte fundamental del programa. Tenían una química especial. Cecilia Bolocco era seria, formal, estaba en un momento clave de su carrera en que quería consolidarse como una presentadora creíble, por eso ella cargaba el peso de la conducción. Su contraparte era Kike Morandé, con su estilo campechano, patronal y relajado, que daba frescura y cierto aire informal al programa. Completaba el grupo el humorista Alvaro Salas quien aportaba en lo suyo: el chiste corto, el ingenio, la picardía. En cierta forma él representaba al pueblo entre tanta figura y glamour. Permitía conectar el programa con un tipo de audiencia más popular.

El programa propiciaba un acercamiento hacia la gente, pero sin la gente. Se mantenía la entrega unidireccional de contenido, la admiración a las figuras,  la entretención basada en los aspectos más humanos de los invitados. Pero con fuerte distancia de la elite. Tal como era la sociedad de entonces.

“Viva el lunes” rompió el esquema de los estelares muy formales (“Martes 13” por ejemplo) e instaló ciertos elementos que se harían más recurrentes en el futuro: las figuras famosas, los invitados conversando en estudio (¿”Vertigo” eres tú?) y el espacio para la espontaneidad. Probablemente en ese espacio se sentaron las bases para el nacimiento del fenómeno de la farándula y el excesivo culto al rating.  Con el retorno a la democracia la TV buscó formas de marcar una nueva era, y por ello, “Viva el lunes” fue uno de sus emblemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s