Be Here Now: El último exceso del Brit Pop

oasis-cover-be-here-now

1997 será recordado como el último año para el fenómeno llamado Brit Pop. A principios de ese año, Blur lanzó su álbum homónimo, que fue una ruptura con la música que venían realizando, más cercana al indie estadounidense que a lo británico. Así, todo el mundo esperaba lo nuevo de Oasis, como la corriente que volvería a encauzar el río.

Be Here Now fue el título del disco que Oasis lanzó un 21 de agosto de 1997 y que solo en ese día vendió 420 mil copias (record hasta el día de hoy), pero luego las ventas se estancaron. A simple vista, fue producto de que la gente se defraudó al no verse cumplidas las expectativas de que se repitiera un nuevo exitazo como había sido (What’s the story) Morning glory?

Ocurre que el Brit Pop estaba dando sus últimos aletazos. Los himnos épicos melódicos y cantables que habían marcado Inglaterra hasta ese año, estaban desapareciendo. Oasis había aportado varias canciones en esa cuerda, pero este álbum traía muchos temas flojos y excesivamente largos, según se autocriticó más tarde Noel Gallagher.

Oasis se encontraba en el cenit de su carrera. Habían hecho historia llenando Knebworth Park en 1996 con más de 250 mil espectadores en dos días, lo cual los llevó al Olimpo de la música mundial y británica. Con ello comenzaron fisuras en la banda. Liam Gallagher comenzó a ausentarse de las presentaciones (como en el recordado MTV Unplugged que debió cantar Noel) y a abusar cada vez más del consumo de alcohol. Noel Gallagher, por su parte, en esa época comenzaba su consumo desenfadado de cocaína. El desenfreno y el exceso caracterizaron las sesiones de grabación. Pareciera que los mancunianos creían que cualquier cosa que grabasen estaría a la altura de lo ya realizado. Como si fuesen los nuevos Revolver ó Abbey Road.

El álbum comenzó a ser grabado en octubre de 1996 en los legendarios estudios de Abbey Road, y el productor fue Owen Morris, aunque después de un mes fue redirigido a Ridge Farm Studios, en Surrey. A simple escucha, es evidente que es un disco hecho en una época de excesos, muy autoindulgente, con decisiones excesivas. Hay una sobreproducción, con muchos arreglos de cuerdas innecesarios. Se nota que pocas canciones tienen la frescura y la vocación hímnica que venía caracterizando a Oasis. Solo Don’t go away y Stand by me se encuentran en esa línea, pero las demás no. En ese sentido, fueron bien escogidas como los singles del álbum.

Curiosamente, los singles traerían interesantes lados B, como Stay Young, Flashback, ó la potente (I got) the fever, que si bien tienen la mancha del exceso y la autocomplacencia son temas frescos y encendidos. Cuesta entender el por qué no fueron parte del álbum.

Para el resto de 1997 solo el recordado Urban Hymns de The Verve pondría algo de vida al Brit Pop, pero era el disco final del grupo liderado por Richard Aschcroft. Ni Oasis, ni Blur, ni Pulp, ni Elastica ni ninguno de las otras bandas volverían a entregar material con la fuerza y la urgencia que habían mostrado a mediados de la década. El fenómeno que desplazó al sobrevalorado y aburrido grunge estaba dando sus respiros finales.

Por Pablo Retamal Navarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s