La tele es de los 90′: Ojo con el arte

Captura de pantalla 2017-07-19 a la(s) 20.52.44

Una mesa. Una botella de vidrio verde a medio llenar. Marcos. Un corazón pintado con la bandera chilena. Un hombre canoso sentado frente a la mesa, mira a la cámara y dice: “Ojo con el arte no es solamente la pintura, es todo. Es la poesía, es la arquitectura, son los novelistas, es el teatro, el baile, es aun el hombre que come fuego”.

Con esta declaración de principios el pintor Nemesio Antúnez inició el primer programa de “Ojo con el arte” en Agosto de 1990. El espacio se basaba en la simple, pero compleja, premisa de acercar el arte a la gente.

Por ello Antúnez conversaba con diversos creadores: artesanas de greda, volantineros, graffiteros, entre otros. Esas cápsulas no solo contaban historias, sino que transmitían una visión sobre el arte en que desechaba la división entre alta y baja cultura. Para él, se trataba de la creación. Y por ello mostraba artistas populares al mismo nivel que un pintor o un escultor de renombre.

Hay que considerar que en la obra pictórica de Antúnez, lo chileno, lo popular, fue especialmente importante. Basta ver sus murales (“Bailarines con volantines” o “Quinchamalí”) para entender que su proceso creativo dialogaba con las expresiones populares. Esa visión la plasmó en el programa.

En otras secciones, el pintor comentaba obras y enseñaba a “mirar” la pintura. Además en cada capítulo se dedicaba una sección a un artista del pasado. Por esa función didáctica el programa fue premiado en 1990 por el CNTV como el mejor programa en la categoría cultural educativo.

Otra sección era “recreo” en que Antúnez comentaba y elegía un ganador entre los dibujos que los niños enviaban al programa. En otra cápsula se hacia una suerte de vox populi en que  se llevaban réplicas de obras de arte a la calle para que fueran comentadas por gente común y corriente.

Originalmente “Ojo con el arte” nació en 1971 como un microprograma de 10 minutos, en que el pintor enseñaba sobre arte. Entonces fue emitido por Canal 13 pero en su reencarnación noventera fue puesto al aire por TVN. El canal público buscaba ganar mayor cercanía a la gente y sacudirse los años de dictadura militar. Por ello el programa del entonces director del Museo Nacional de Bellas Artes, era una oportunidad.

Antúnez, entonces de 72 años, era un conductor televisivo atípico. Era carismático, divertido y chispeante, pero lejos de cualquier corrección o estridencia. Cuentan que no le gustaba que le dieran pautas de preguntas cuando recibía a invitados. En el primer programa caminó hacia la entrada del museo, levantó los brazos, y a gritos invitó a la gente a entrar. No temía al ridículo.

Ese cariz no convencional, le daba al programa una frescura difícil de encontrar en la TV de hoy. Antúnez ante todo pensaba en el arte, no en los resultados televisivos.  Hoy el programa sería más propio del cable, posiblemente algo muy parecido a “City tour”, en el sentido de acercar cultura y conceptos técnicos a la población.

“Ojo con el arte” se emitía los sábados de 19.15 a 20.00 hrs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s