Una clave para la clave

Son las 11:45 y José Carlos, guitarrista de 27 años y rebelde cabello rizado, camina con paso rápido rumbo a la oficina del SII en Irarrázaval 5515. Necesita emitir una boleta de servicios por su trabajo como vendedor de seguros SOAP en BCI.

Al llegar, el músico ubica el mesón de informaciones. Tras diez minutos de espera en una fila le llega su turno. Se acerca a la mujer vestida de negro que está a cargo de la atención y le dice:

 -Hola, necesito sacar una boleta.

-¿Tiene inicio? –preguntó la mujer.

-¿Ah?

-Inicio de actividades en el portal del servicio, señor.

-Ah, no.

-Bueno, con su carnet saque la clave en el segundo piso a mitad del pasillo.

José Carlos sube raudo los 21 escalones y ubica una oficina identificada por un letrero gris con letras blancas que reza: “Solicitud clave inicial”.

Allí hay una fila en que unos conversan en voz baja y otros miran el celular. Algunos preguntan a quienes parecen funcionarios por detalles de intrincados trámites burocráticos. El muchacho rizado debe esperar nuevamente.

Al rato, un funcionario -calvo y de bigote- sentado tras una mesa con un computador rompe la quietud al gritar: “¿Quién sigue por clave?”. José Carlos se acerca, toma asiento y le dice:

-Hola, necesito sacar la clave de inicio.

-Carnet.

El burócrata toma el documento y luego da golpeteos cortos y secos al teclado. En seguida saca un papel de la impresora y lo entrega a Juan Pablo diciendo:

-Ya, tome. Puede activar su clave dentro de treinta días.

-¿Con esta boleteo?

-No, esta clave es para hacer una clave dentro de treinta   días.

-O sea ¿con esta me meto nomas y ahí saco la clave?

-Claro, claro.

El muchacho rizado se levanta y baja las escaleras con calma, mientras guarda el papel en un bolsillo del pantalón. El tiempo es suficiente para que el funcionario de calva mate vuelva a gritar: “¿Quién más sigue por clave?”.

Ya son casi las 13:00 horas y el joven músico sale del recinto. Esboza una tímida sonrisa y antes de partir revisa sus ropas para asegurar que tiene el impreso. La clave le permitirá ganar algo de dinero, pues trabaja para subsistir en empleos de ocasión. La tarde, en definitiva, fue clave.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s