35 años de “Pornography”

the cure pornography

En un día como hoy, hace 35 años, salía a la venta el nuevo disco de The Cure. Se llamaba “Pornography”, y traía una llamativa portada de tonos rojos, en que aparecían difuminados los tres integrantes de la banda por ese entonces: Robert Smith (voz, guitarra y teclados), Simon Gallup (bajo, teclados) y Lol Tolhurst (Batería y teclados).

El álbum continúa la línea que la banda ya había explorado con sus anteriores dos discos: “Seventeen seconds” y “Faith”, el llamado rock gótico. Un rock oscuro, denso, con muchas capas de teclado, pero al mismo tiempo fuerte en melodías recordables, por supuesto con una dosis de flanger a la vena.

The Cure venía de una agotadora gira de su anterior álbum, y eso tenía cansadísimo a Smith. Según ha contado el mismo cantante, se sentía, abatido y triste, pero eso le sirvió de motor para tomar el control total de la parte creativa de la banda; por supuesto, eso trajo roces, pero Robert no estaba dispuesto a ceder. Tanto es así, que Gallup abandonó el grupo tras la grabación.

Además, la banda se encontraba frustrada por las mediocres ventas del single “Charlotte sometimes” que precedió a “Faith”, y en el cual Smith tenía muchas expectativas colocadas. Apenas alcanzó el lugar 44 de los charts.

Las drogas hicieron otra parte, en ese tiempo la banda abusaba de su consumo. Por lo tanto, hubo elementos que confluyeron en que tanto la sonoridad como las letras del álbum fuesen totalmente oscuras. “En ese momento perdí a todos los amigos que tenía”, contó después Smith.

La grabación del álbum por ende, fue bastante rápida, pues Smith tenía muy claro lo que quería. Duró tres semanas y la banda trabajó con un productor nuevo, Phil Thornalley, quien había producido el disco de The Psychodelic Furs “Talk, talk, talk”. Para abaratar costos, el grupo durmió en el estudio mientras se grababa el álbum.

El disco tiene solo ocho canciones.  Abre con una pieza magistral, “One hundred years”, una oda a la oscuridad: “It doesn’t matter if we all die/ Ambition in the back of a black car/ In a high building there is so much to do “.  La canción tiene una base rítmica potente, que no deja indiferente. En la misma vereda se sitúa “The hanging garden”, con unas baterías tribales a lo Ginger Baker.

Canciones como “The figurehead”, ó “A short term effect” tienen una rítmica más plana, pero son densas en cuanto a instrumentación. Llama la atención que hay letras tan asertivas e ilustrativas como la primera “A scream tears my clothes as the figurines tighten/ With spiders inside them/ And dust on the lips of a vision of hell”, para rematar con un angustiante: “I will never be clean again”. La gracia es que con poco logran crear una atmósfera envolvente, siempre muy oscura.

También vemos un clásico de las letras de Smith, el uso de imágenes, para no dejar duda de lo que siente. En “A strange day” señala: “Give me your eyes/ that i might see the blind man kissing my hands/ the sun is humming/ my head turns to dust as he plays on his knees”.

Y en “Pornography”, que le da el título al álbum, la letra enfoca el porno no desde un deseo sexual incontrolable, sino como algo truculento y sicópata: “One more day like today/ And I´ll kill you/ A desire for flesh/ And real blood/ And I´ll watch you drown in the shower”.

El álbum fue editado por el sello Fiction Records, y en UK alcanzó el puesto número 8, mejorando el puesto 14 del “Faith”.

Por Pablo Retamal Navarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s