“Damage & Joy”, cuando las raíces no se cambian

JAMC2

La última vez que estuvimos frente a un disco de The Jesus & Mary Chain fue en 1998, con ese disco tan especial llamado “Munki”. Diecinueve años después, los escoceses vuelven al ruedo con “Damage & joy”, un disco que deja varias conclusiones.

Cuando una banda retoma su carrera después de bastante tiempo, siempre queda la duda entre los fans si volverán “a sonar como antes”, si acaso la esencia de la banda se va a mantener. Y felizmente, se mantuvo. Pero con matices.

Hay muchas canciones que recuerdan a sus etapas anteriores como “Get on home” ó “All things pass”. Eso sí, ninguna copia del aclamado “Psychocandy”, sino reminiscencias de los discos posteriores (“Darklands”, “Stoned & Dethoned”).

Si bien se mantiene esa clásica melancolía sesentera (como en “Amputation”, uno de los singles de adelanto), las reminiscencias a la oscuridad de The Velvet Underground, y el uso de las distorsiones, hay sorpresas. Este disco es en general calmo, sin aspavientos. Se aprecia una banda madura, con años de carrera, y que piensa más en hacer canciones buenas, que se mantengan por sí mismas.

Otro sello clásico que se mantiene de las canciones de los hermanos Reid, son su sencillez en las letras, como en “Always sad” (“I think I’m always sad, I think I’m always gonna be sad”), que son fáciles de aprender y que no tienen mayor significación. Aunque, muy en su deslenguado estilo, también se dan tiempo de juegos un poco oscuros, como en “Simian Split” que dice, de manera morbosa: “I killed Kurt Cobain/I put the shot right through his brain

Sorprenden canciones como “Always Sad” (la mejor del álbum) y “Song for a secret” que nos deleitan con una cantante femenina extra (Bernadette Denning) acompañando a la voz de Jim Reid y los coros de Sky Ferreira en “Black and blues”, muy al estilo de “Just like honey”, es decir, homenajeando a las bandas femeninas de los 60’s.

Un dato curioso: “Always Sad” terminó de componerse en Chile, durante los días que la banda piso nuestro país en 2014.

En resumen, The Jesus and Mary Chain vuelven con un álbum maduro, pero muy fiel a su identidad de banda. El disco (con etiqueta Artificial Plastic Records) fue grabado y producido por Youth (Martin Glover), y junto a los Reid estuvieron el baterista Brian Young (su baterista de giras) y el bajista de Lush, Phil King.

Por Pablo Retamal Navarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s