“Trainspotting”: cuando la banda sonora importa

trainspotting

En la banda sonora de “Trainspotting” (1996) el director Danny Boyle no usó la música como un simple acompañamiento de fondo, sino que en muchos pasajes la música jugaba el rol de un actor más, resaltando el dramatismo a ciertas escenas.

Un ejemplo es cómo se narra la entrada de Diane. Mientras suena “Temptation” de Heaven 17 y Renton observa que ninguna chica quiere bailar con él, de repente sus ojos se posan en Diane, y justo comienza “Atomic” (versoneada por Sleeper). Esa entrada es el mejor momento de la película.

¿Y cómo olvidar la escena de Renton desmayándose tras inyectarse heroína y siendo llevado al hospital mientras sonaba “Perfect day” (Lou Reed)? Es otro momento muy logrado.

También hay momentos en que la música suena más de fondo, pero que de todos modos le da bastante onda a la película. Un ejemplo es el desayuno de Mark con los padres de Diane, y de fondo suena “Temptation”, el clásico de New Order.

Además, formaron parte de esa entrega canciones de bandas del momento, como Pulp (“Mile end”), Blur (“Sing”), Elastica (“2:1”), Underworld (“Born slippy”) ó Primal Scream (“Trainspotting”). Estas canciones salieron en un CD llamado “Trainspotting: Music from the motion picture”, a estas alturas, es un clásico para acercarse hacia el brit pop y lo que sonaba en 1996.

Un año después, apareció un segundo disco llamado “Trainspotting#2: Music from the motion picture, Vol.#2”. Ahí, aparecieron canciones de la película que increíblemente, no aparecieron en el primer disco (“Dark & long” de Underworld, “Statuesque” de Sleeper, “Think about the way” de Ice MC, “Temptation” de Heaven 17), y otros temas que no aparecían en el film, pero que podrían haber estado.

En “T2 Trainspotting”, la línea de selección es más ó menos similar: indie de moda y clásicos UK. Hay una nueva versión de “Lust for life” (The Prodigy), “Silk” de Wolf Alice (el tema que acompañaba a los trailers), “Whitest boy on the beach” (Fat White Family) y acompañados de himnos como “Radio Ga-Ga” (Queen), “Relax” (Frankie Goes to Hollywood), “Dreaming” (Blondie) ó “(White man) In Hammersmith Palais” (The Clash).

Sin embargo, y a diferencia de la primera, no existe una relación tan marcada entre música y dramatismo, por lo cual, la película adolece de esa impregna de leyenda que tiene la de 1996, y que se ve ayudada por el uso de la música.

 

Por Pablo Retamal Navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s