“T2 Trainspotting”: el eterno retorno

t2 trainspotting

“T2 Trainspotting” es como el uróboro, la serpiente egipcia que eternamente se mordía su cola simbolizando la naturaleza cíclica de las cosas. Un retorno que en realidad podríamos calificar como un retorno dentro de sí mismo.

El ciclo comenzó en 1996 con “Trainspotting”. Si recordamos el final, es un final abierto. En ese final quedaban preguntas: ¿Qué haría Mark Renton con el dinero que robó?, ¿Qué haría Spud con la parte que recibió?, ¿Volvería Renton alguna vez a ver a su amada Diane?

20 años después, Mark decide volver a Edimburgo a saldar cuentas con sus antiguos amigos. Todos están aparentemente cambiados, pero al pasar los minutos, el espectador se da cuenta de que Renton, Sick Boy, Spud y Begbie, siguen siendo esencialmente los mismos, lo cual le da un sentido de familiaridad al film, una de las cosas positivas que rescatamos.

Basada en parte en “Porno”, la secuela de la novela “Trainspotting” escrita por Irvine Welsh, nos damos cuenta que esta película es un constante homenaje y recordatorio a su predecesora. Siempre, de alguna forma, se vuelve a la parte uno. Es como si cada uno de los personajes estuviese consciente de que la historia que hay que contar está 20 años atrás y hay pocas cosas nuevas que mueven el relato presente.

Hay un nuevo personaje, Verónika (Anjela Nedyalkova), que lanza una frase que resume la esencia de esta secuela. En una escena, mientras observa a Sick Boy y a Renton explayarse, ella los mira y dice: “ustedes viven en el pasado”.

Verónika también se convertirá en un personaje fundamental. Curiosamente, sin haber sido parte de la primera película, termina siendo importante para completar el círculo del retorno, que esta vez deja pocos cabos sueltos, pero que sigue una narrativa muy similar, retornando entonces, nuevamente.

Un hecho que sin duda decepcionó fue la escasa participación del personaje de Diane (Kelly McDonald). Su rol en 1996 fue fundamental, como la conciencia del joven Renton, pero en esta ocasión quedó relegada a un rol accesorio. A ver la reacción de los espectadores en el cine, queda claro que es de los personajes más queridos, por lo que debió tener mayor protagonismo.

En definitiva, “T2 Trainspotting”, es una buena película, pero que no se sostiene sin el peso de la primera parte. Es una película homenajeando a otra película. Se agradece, pero después de verla uno se pregunta ¿habrá sido necesaria?

Por Pablo Retamal Navarro

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s