Música

Discos internacionales favoritos de 2016

Porque el año tuvo una variedad de historias y momentos discrográficos interesantes, el equipo Yakaranda Magazine ha escogido los discos que más le llamaron la atención a lo largo del año.

Porque el año tuvo una variedad de historias y momentos discrográficos interesantes, el equipo Yakaranda Magazine ha escogido los discos que más le llamaron la atención a lo largo del año. No son necesariamente los mejores, pero sí aquellos que marcan ciertas tendencias, resumen historias notables, o se alejan de aquellos sonidos más repetidos en los últimos tiempos.

Radiohead – A moon shaped pool

Para muchos, es el disco del año, y tienen razón. La banda de Oxford demuestra que no son necesarias las estridencias, ni las distorsiones, ni los adolescentes y agitados movimientos de los músicos sobre el escenario, para conmover a los oyentes. Canciones como la nocturna “Daydreaming”, la soñadora “Present tense”, el involuntario homenaje a “Kid A” en “The Numbers”,  ó la inquietante “Full stop” nos demuestran que un disco suave no tiene por qué ser aburrido. Es un disco para saborear y degustar lentamente, de escucha reposada, sin tanta melodía repetible, pero que tiene texturas y ambientes de gran factura.

David Bowie- Blackstar

Una trágica e inesperada parodia del destino, quiso que “Blackstar” fuese el último álbum de la carrera de David Bowie. Y la verdad es que el cierre no defrauda. Nos encontramos una interesante pieza musical, con muchas cosas por explorar y que en cada momento se encarga de sorprender al oyente. La canción homónima, que abre el disco, es una suerte de resumen de todo lo que uno escucha en el global: patterns rítmicos interesantes y fuera de lo común, electrónica usada a buen gusto sin sobrecargar, ambiental, y por supuesto el sello épico de las composiciones del Duque Blanco.

 Angel Olsen – My Woman

Como si el disco hubiese sido pensado para un cassette o un vinilo, “My Woman”, lo nuevo de Angel Olsen, tiene dos caras muy diferentes. Los primeros cinco temas, crudos, folk e intensos. Destacan  la pegote “Never be mine” y ese folk con sabor grunge en “Shut up kiss me”. La cara B, melancólica y lejana, muestra a una cantante más expuesta, con temas muy personales y menos directos; “Heart shaped face”, o “Woman”, son temas bluseros y oscuros, un poco Mazzy Star más lo-fi. En suma, un álbum retro, crudo, pero que suena actual y de una honestidad brutal.

Wilco – Schmilco

Un disco amable es lo que nos regalaron los oriundos de Chicago. Sin perder la exquisita identidad country-rock que los ha caracterizado en su carrera, Wilco entregó 12 canciones pulcras e impecables, además de amistosas y reposadas. Un disco que puede acompañar un largo viaje sin aburrir. La gracia es que Wilco expande –una vez más- sus propias fronteras, porque se mete en la sicodelia y el lo-fi y puede sorprender a quien espera algo más comercial, pues a veces el disco se torna menos accesible, pero no decae nunca en calidad. Siempre se escucha a una banda tocando.

Charles Bradley – Changes

Justo en el año en que nos deja Sharon Jones no es casualidad que Charles Bradley, un ex imitador de James Brown, lance un nuevo disco. “Changes” es una colección de buenas canciones, que suenan intensas en la voz un hombre de 67 años convertido en un eficiente narrador. Ha superado la mera imitación del r&B para desarrollar un estilo muy personal, el que administra de manera creíble en función de la canción. Se puede oir en el estilo funky de “Ain’t it a sin” o la súplica en “Nobody but you”. Es que Bradley supera el revisionismo. Él es soul.

1 comment on “Discos internacionales favoritos de 2016

  1. Pingback: Adios, Charles Bradley – Yakaranda Magazine

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: